En las próximas elecciones del 21 de noviembre, los partidos políticos no sólo se juegan un cupo a la presidencia, su presencia en el Congreso y los Consejos Regionales, sino que también su subsistencia legal.

Actualmente, hay 27 políticos legalmente constituidos ante el Servicio Electoral de Chile (Servel) y deben -a lo mínimo- alcanzar el 5% de los sufragios en la próxima elección de diputados en ocho regiones (o en tres contiguas) y tener a lo menos cuatro parlamentarios en dos regiones distintas.

Esto es gracias a Ley de Orgánica Constitucional de los Partidos Políticos (18.603), promulgada en 2016, la cual busca «fortalecer el carácter público y democrático de los partidos políticos, facilita su modernización, transformó la naturaleza jurídica de éstos, reforzando su rol público, e igualmente fortaleció sus estándares de democracia interna e incorporó deberes de transparencia exigibles a los partidos políticos».

Lee también: Jaime Mulet y su formalización por cohecho: «Yo no confío en los operadores de Piñera que están en el CDE»

Por lo mismo, las colectividades que no lo logren la cantidad de votos mínimos corren el riesgo de desaparecer. Aún así, tienen una alternativa: reinscribir a los militantes a través de la recolección de firmas.

Actualmente, los partidos que se encuentran peligrando su permanencia legal son: Comunes, quienes actualmente tienen sólo con dos diputadas; Convergencia Social (CS), colectividad que tiene cuatro parlamentarios; Partido Republicano, cuentan con sólo tres diputados; Partido Humanista (PH), sólo una diputada; y el Partido Liberal (PL), cuentan con un diputado.

A estos se les suma el Partido Regionalista Independiente (PRI), el Partido Radical (PR) y el Partido Progresista (PRO).

Lee también: Diego Schalper a Gabriel Boric: «Hágase respetar y demuestre que es el líder de la coalición»

El factor presidencial

Coincidentemente, muchos partidos que peligran tienen candidatos presidenciales. Es el caso del PRO, quien lleva a Marco Enríquez-Ominami (MEO); Convergencia Social, que busca el sillón presidencial de la mano de Gabriel Boric; y el Partido Republicano, cuya carta es José Antonio Kast (JAK).

Tras la ruptura del PRO con el pacto de Unidad Constituyente (PS, PPD y PR), se marginaron los 27 candidatos de la colectividad de la lista parlamentaria. Aún así, optaron por llegar al Congreso sin pacto y con aspirantes como Alejandra Navarrete (D8), Daniela Ibáñez (D9) y Hugo Álvarez.

Lee también: Ministro de Hacienda reiteró la negativa del gobierno al cuarto retiro: «Tenemos ayudas del Estado»

CS presentó más de 30 candidaturas, van a la reelección Diego Ibáñez, Gael Yeomans, Gonzalo Winter y destacan nombres como Alondra Arellano (D14), Rodrigo Mallea (D9) y Vianney Sierralta (D3), por lo que confían en mantener su legalidad como colectividad.

Finalmente, el partido de JAK tuvo un fuerte golpe con el rechazo de casi 900 candidaturas, pero están atentos a la resolución del Tricel. En caso de ganar la apelación, buscan lograr los cuatro escaños parlamentarios que exige la ley.

Tags:

Deja tu comentario