Nacional - Plaza Italia

Restaurador de la estatua del general Baquedano asegura que el monumento podría estar listo en enero

El escultor a cargo del proceso, Luis Montes Becker, se refirió a los avances de la reparación de la obra retirada temporalmente de Plaza Italia en marzo de este año. "La escultura va a recobrar gran parte de su aspecto, y van a poder apreciarse cosas que ya se habían perdido por el deterioro de los años", afirmó.

Restaurador de la estatua del general Baquedano asegura que el monumento podría estar listo en enero Agencia Uno
  • Enlace copiado

El pasado 12 de marzo, el monumento al general Manuel Baquedano, ubicado en la rotonda de Plaza Italia, fue retirado temporalmente de su lugar para iniciar un largo proceso de restauración.

Desde entonces, la obra se encuentra en dependencias del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, donde más de 10 personas están trabajando para reparar los daños que ha sufrido la estructura en medio de las manifestaciones en el marco del estallido social.

El escultor a cargo de este proceso es Luis Montes Becker, quien también estuvo detrás de la reparación de “Ícaro y Dédalo” (1922), de Rebeca Matte, que fue golpeada por un camión de la Fórmula E en febrero de 2018.

“Los trabajos de restauración comenzaron cuando se retiró la escultura, en marzo, la intervención del monumento como tal se inició en julio y se estima que terminaría en enero“, afirmó Montes en entrevista con Emol.

Asimismo, comentó que el taller está conformado por 10 personas, pero con el tiempo han sumado colaboradores externos especializados en áreas como la metalurgia y la ingeniería estructural. Respecto al avance actual, señaló que se encuentran en la etapa de “modelado y fundición de piezas faltantes”.

Lee también: “Sólo refleja homofobia”: Organizaciones y activistas LGBTQ+ critican polémico hashtag contra Gabriel Boric

Por otra parte, el académico de la Facultad de Artes de la Universidad de Chile sostuvo que en el transcurso de la restauración también han detectado algunas sorpresas: “Nos encontramos con un detalle que era poco apreciable y que apareció una vez que se realizaron los trabajos de limpieza sobre la superficie: un corte a nivel del cuello del jinete, realizado con la misma máquina que se utilizó para el corte de las patas del caballo”.

Este es un proceso que ha sido muy cuidado. Cada paso que hemos dado en el proceso, tanto desde el momento del retiro del Baquedano hasta los trabajos que se han cometido hoy, son procesos muy estudiados y analizados”, explicó el restaurador, quien además recalcó que “el fin último es siempre resguardar el bien, la obra, pero también en diálogo con la historia, y especialmente con los acontecimientos recientes”.

Finalmente, aseveró que “la escultura va a recobrar gran parte de su aspecto, y van a poder apreciarse cosas que ya se habían perdido por el deterioro de los años. A veces las mantenciones no son tan cuidadosas y por lo tanto creo que vamos a poder superar el trabajo inadecuado que se había realizado con anterioridad a las manifestaciones”.


  • Enlace copiado
Lo más visto