Una actriz egipcia desfilaba por la alfombra roja en El Cairo la semana pasada, girando y sonriendo radiante con un vestido de encaje.

Sin lugar a dudas entonces llamó la atención, pero hoy lo hace el doble pues tras ese episodio enfrenta una serie de cargos criminales que podrían llevarla a la cárcel.

Tres abogados egipcios, conocidos por usar los tribunales para participar en el vigilantismo moral, presentaron una demanda contra Rania Youssef, acusándola de vestir un atuendo en el Festival Internacional de Cine de El Cairo que constituía «una incitación al libertinaje».

Se ha programado un juicio para enero y Youssef, quien tiene más de 40 años, podría enfrentar una posible sentencia de cinco años de cárcel si es declarada culpable.

El de la actriz es el caso más reciente de este tipo, pero a menudo abogados que pretenden controlar la moral pública regulando vestimenta, comportamiento e incluso bromas, andan alerta para poner «orden» con el pretexto de proteger la nación egipcia. 

Tags:

Deja tu comentario