{"multiple":false,"video":{"key":"czt5bCHJ9EP","duration":"00:04:51","type":"video","download":""}}

A casi un año y medio de iniciada la pandemia, diversos síntomas se han descubierto en las personas que se han contagiado con COVID-19. Inclusive, muchas veces se piensa quienes han contraído coronavirus se recuperan por completo tras unas semanas. Sin embargo, la enfermedad provocada por el virus SARS-CoV-2 puede generar secuelas a largo plazo. 

Además, cabe destacar que, desde comienzo de la crisis sanitaria hasta la fecha, 1.611.917 personas han dado positivo a esta infección.

Lee tambiénCon menos días de hospitalización y una rápida recuperación: Así es la cirugía láser para el crecimiento de próstata

En entrevista con el programa Contigo en la Mañana de Chilevisión, la neuropsicóloga de Clínica Bupa Santiago, María Cristina Guzmán, explicó de qué se trata el “síndrome post COVID-19”, el que se presenta en aquellas personas que no se han recuperado totalmente de la infección, generando secuelas neurológicas, cognitivas o psiquiátricas.

De acuerdo a la especialista, esta afección se trata de “un conjunto de signos y síntomas presentes principalmente en pacientes que han sufrido la enfermedad de forma más severa. Es una manifestación clínica tanto de trastornos emocionales, como cognitivos, y del funcionamiento en general”.

“Podemos observar dificultades en la memoria, atención, orientación y lenguaje. A su vez, genera un fenómeno reactivo en las personas que sufrieron o se vieron enfrentadas al miedo intenso de fallecer, al estar aislados o sin su red de apoyo, como familia, amigos y cercanos en general”, agregó.

Consultada sobre los efectos de este padecimiento a nivel poblacional, la experta de Clínica Bupa Santiago señaló que “afecta desde el punto de vista mental y físico al paciente, y a su núcleo más cercano, donde hay un trastorno emocional secundario al estrés vivido. Por ende, por cada paciente con COVID-19, existe un número variable de afectados, y si esto lo vemos desde el punto de vista poblacional, tenemos una masa muy grande de personas con secuelas por la enfermedad, los cuales pueden ser el triple o cuádruple del número de contagiados”.

¿Qué hacer para apoyar?

Sobre cómo ayudar y apoyar a quienes se ven afectados por el síndrome post COVID-19, Guzmán señaló que, en términos generales, “lo más importante es rehabilitar al paciente desde el punto de vista físico”.

“En Clínica Bupa Santiago contamos con terapeutas ocupacionales y kinesiólogos los cuales trabajan en conjunto, asociados también con el área medica, donde también está principalmente el broncopulmonar. Un rol fundamental juega también la neurorrehabilitación cognitiva o neuropsicológica, la que ayuda a todos los problemas anteriormente mencionados, no solo desde lo cognitivo, si no también en lo emocional, donde se generan muchos trastornos ansiosos, de angustia y estrés postraumático”, señaló.

“Para aquello tenemos un gran equipo multidisciplinario, como fisiatras, kinesiólogos, terapeutas, fonoaudiólogos, psiquiatras, psicólogos y neuropsicólogos. Además, tenemos la capacidad de ver esto no solo en forma hospitalizada, si no también ambulatoria, para seguir el proceso de recuperación multidisciplinaria”, agregó.

Tags:

Deja tu comentario