{"multiple":false,"video":{"key":"oUQvoL4qUO","duration":"00:02:49","type":"video","download":""}}

Poco a poco están llegando los días de calor y con ello, crece inevitablemente el consumo de agua. Aunque esto podría parecer algo positivo para la salud, el problema es que la mayoría prefiere el agua embotellada, lo que trae consecuencias poco favorables para el medioambiente, pues muchos de los envases terminan en la basura.

Para evitar que el destino final de las botellas sea un vertedero, es fundamental cambiar las características de los materiales de los productos de uso diario. Por ejemplo, en el caso de las botellas es esencial privilegiar el uso del plástico PET.

El PET, además de tener características para ser nuevamente envase, tú puedes aplicarlo para fibra sintética, botellas, la misma ropa que ocupamos, los mismos artefactos que día a día manipulamos están hechos a partir de PET”, explica Franz Kramer, gerente comercial de Enfaena.

Cada día son más las botellas que son recogidas, ya sea por particulares u organizaciones. Sin embargo, el proceso del reciclaje no es fácil ni termina en la fase de la recolección.

La tarea sigue en clasificar los envases por tipo y material, para luego llevarlos a las plantas recicladoras, donde se muelen y se convierten en escamas PET, una materia prima que sirve para muchos usos.

Precisamente, la clasificación es clave, porque la tapa, la etiqueta y la botella son de materiales distintos. Y como pocos saben, existen siete tipos distintos de plásticos y varios de ellos simplemente no pueden reutilizarse.

En esa línea, Vital quiso cambiar el diseño de sus envases y optar por el Ecoflex, un material completamente sustentable. En la fabricación de las botellas de 600 ml se utiliza 40% menos de plástico, mientras que en las de 1.600 ml se usa hasta un 14% menos.

“Lanzamos la campaña ‘Cambiemos la herencia’, que viene a reforzar nuestro compromiso global de compañía de ‘Un mundo sin residuos’, que tiene como objetivo de acá a 2030 reciclar y recolectar todos los empaques que comercializamos en el mercado”, dice María Paz Luna, gerente técnico de Coca-Cola Chile.

Con esta nueva medida empresarial, al fabricar las nuevas botellas de agua mineral sin gas se está utilizando casi la mitad del plástico que se usaba antes. Esto no sólo impacta en reducir este material como materia prima, sino que también ayuda a la labor de los recicladores.

Una botella como las de Vital tiene mayor capacidad para procesarse o manipularse, lo que optimiza el sistema hasta en un 200% o 300%. Con esto, se trasladarían muchísimas más botellas y el peso sería tremendamente más eficiente”, señala Franz Kramer.

Lo anterior se debe a que, al poder compactarse, entran más botellas en un pallet, aumentando la eficiencia. Además, al ser más delgadas, se requiere menos energía en su trituración.

Tags:

Deja tu comentario