{"multiple":false,"video":{"key":"czjJAFxBlRK","duration":"00:02:48","type":"video","download":""}}

Hasta algunas décadas lavar la ropa significaba largas jornadas de trabajo, que no sólo implicaban remojar y deslavar las manchas, sino además restregar, enjuagar, estrujar y finalmente tender las prendas para que se secaran al sol.

Lee también: Cumplir con las labores domésticas y ahorrar tiempo: Así funcionan las casas conectadas que solucionarán tu vida

Con el paso del tiempo y el avance de la tecnología, esta tarea doméstica se fue volviendo más fácil. Primero surgieron las lavadoras semiautomáticas, luego automáticas, a las que posteriormente se sumaron las centrífugas y las secadoras. Pero actualmente la tecnología ha llegado lejos, incluso a límites impensados por quienes se dieron el trabajo de lavar a mano.

Hoy el lavado inteligente es una realidad. En el mercado ya están disponibles las lavadoras-secadoras, máquinas potentes, equipadas con innovación, que están pensadas para ahorrar espacio y ganar tiempo.

De hecho, los últimos modelos de lavadoras inteligentes de Samsung permiten reducir a la mitad el tiempo de los procesos, sin alterar los resultados de limpieza.

“Los modelos más recientes cuentan con un programa que se llama air wash, el cual permite en 59 minutos eliminar los olores, ácaros e incluso bacterias de la ropa, utilizando sólo aire caliente, es decir, sin ocupar agua”, asegura Leo Miranda, Master Trainer de Línea Blanca en Samsung Chile.

Incluso, estos electrodomésticos entregan opciones de lavado y secado para cada tipo de ropa. Por ejemplo, si se trata de prendas delicadas y no queremos planchar, es posible elegir el programa sin arrugas. O en caso de que sea ropa deportiva o que ha estado expuestas a mucha suciedad, es posible realizar un prelavado. Pero ojo: hay que saber usar este tipo de tecnología.

“Estas lavadoras tienen programas sólo para ropa de algodón o sólo ropa sintética, por ejemplo. Es muy importante poder separar la ropa correctamente, para que el secado sea eficiente. Si no se hace, se comete el error o el problema de que la ropa salga húmeda y caliente”, explica el representante de Samsung Chile.

Y si seguimos en la línea de ahorrar tiempo, las lavadoras-secadoras están integradas al ecosistema de soluciones inteligentes del hogar. Eso quiere decir que pueden funcionar de manera remota a través de una app, que podrá instalarse en un smartphone, una tablet o un smart tv.

De este modo, con sólo un click es posible adelantar o programar para cierta hora las tareas domésticas, siempre escogiendo el mejor programa de lavado dependiendo del tipo de prendas.

“Por ejemplo, si estamos en el trabajo y queremos que la lavadora termine justo cuando lleguemos a la casa, la podemos programar para que termine a determinada hora. De esa forma, la máquina calculará el tiempo que se demora en todo el proceso y empezará sola”, agrega Leo Miranda.

Por último, es posible encontrar lavadoras-secadoras con carga frontal o carga superior, adaptándose a las preferencias de cada persona. En tanto, por tratarse de electrodomésticos “dos en uno”, son ideales para quienes viven en espacios pequeños.  

“Me ha ayudado mucho, porque de partida vivo en departamento y encuentro que es muy útil para reducir espacio. Cuando uno vive en lugar chico, no puede tener una lavadora y una secadora. Que venga todo en uno me ha solucionado la vida”, afirma Macarena, quien ya tiene uno de estos productos en su hogar.

Tags:

Deja tu comentario