{"multiple":false,"video":{"key":"oUQn9tviko","duration":"00:03:17","type":"video","download":""}}

407 páginas tiene el informe que da cuenta de decenas de denuncias de abuso sexual contra quien fuera una figura icono de la Compañía de Jesús, Renato Poblete, el ex capellán del hogar de Cristo.

El proceso liderado por el abogado Walder Brown se inició luego de la denuncia interpuesta por Marcela Aranda, y en la lectura de las conclusiones, el provincial jesuita, Cristián del Campo, explicó que “posteriormente recibió el testimonio de 21 mujeres más que sufrieron alguna experiencia de abuso sexual por parte de Renato Poblete, hechos ocurridos entre los años 1960 y 2008″.

En su denuncia inicial, la profesora de teología denunció haber sufrido abusos sexuales reiterados, violaciones grupales y tres abortos a quienes muchos en su momento consideraban casi un santo. El informe externo encargado por la Compañía de Jesús dio plena credibilidad a su denuncia.

Lee también: Investigación de jesuitas confirma abusos sexuales de Renato Poblete durante 48 años

“Esta investigación ha demostrado de manera contundente que Renato Poblete abusó de manera reiterada, grave y sistemática, amparado en el poder que le otorgaba su condición de sacerdote, en el dinero que manejó de manera personal y en el prestigio que su labor apostólica le otorgó durante sus años como sacerdote”, afirmó Del Campo.

Respecto a los abortos en uno de ellos se logra establecer la participación de Poblete. Los antecedentes del caso fueron remitidos a la Fiscalía y Marcela Aranda, a través de Facebook, se mostró satisfecha con el trabajo del abogado Bown.

Durante 48 años, Poblete registraría hasta ahora 22 mujeres abusadas, incluidas cuatro menores de edad, a lo menos seis relaciones estables, no todas planteadas como denuncias, pero en cinco de ellas con claros aspectos abusivos.

Según el informe Renato Poblete abusó de manera reiterada, grave y sistemática, amparado en el poder otorgado por su condición sacerdotal, en el dinero que manejaba y en el prestigio de su labor apostólica. El investigador no acreditó la existencia de un posible encubrimiento de los jesuitas, pero sí asumen falta de fiscalización.

Una cosa es que digan que no hubo encubrimiento penal, pero lo otro reconocen un largo listado de fallas y negligencias que tuvieron graves, eso es muy valiente”, sostuvo Juan Pablo Hermosilla, abogado de Aranda.

Lee también: Marcela Aranda, denunciante de Renato Poblete: “Me obligó a abortar y no sólo una vez, tres veces”

“Nosotros creemos que quien está llamado a establecer si hay encubrimiento o no es la justicia ordinaria“, reflexiona Daniel Palacios, vocero víctimas de jesuitas.

En tanto que la vocera de gobierno, Cecilia Perez, llamó a que “el Ministerio Público tiene que investigar, la Compañía de Jesús tiene que poner los antecedentes a disposición para poder, no sólo indagar profundamente en la verdad, sino hacer justicia“.

Gran impacto provoca ahora saber, además, que su historial de abusos sexuales sólo terminó dos años antes de su muerte ocurrida en 2010. El registro de abusos sexuales comenzó en 1960.

Tags:

Deja tu comentario