{"multiple":false,"video":{"key":"oUM7VByyJ8","duration":"00:08:41","type":"video","download":""}}

Patricio González, el abuelo de los 7 niños huérfanos hijos de una fallecida familia chilena que militó en el Estado Islámico, lleva dos semanas en Irak, donde espera poder reencontrarse con sus nietos en los próximos días.

Y si bien está más cerca que nunca de poder volver a abrazarlos, está contra el tiempo, porque la visa sueca con la que pudo entrar al país tiene un tope de 30 días y ya casi llega a la mitad del plazo.

Lee también: “Decir que pueden ser un peligro es estúpido”: Habla el abuelo que busca rescatar a sus nietos huérfanos de Siria

Es por eso que en esta jornada, con la esperanza siempre presente de que los volverá a ver, decidió salir de su hotel en la ciudad de Erbil para hacer gestiones y acelerar los trámites.

Lo anterior, porque le preocupa el estado de salud en el que se encuentran los niños en el campo de refugiados en Siria

Motivo por el que decidió acudir a un hospital para hablar con las autoridades y darles a conocer su historia y ver la posibilidad de que sus nietos sean internados ahí. Sin embargo, algo sucedió que hizo que cambiara sus planes, se asustó y terminó desistiendo.

Te puede interesar: “El día que estén en Chile estaremos más tranquilos”: Nuevo avance en caso de niños huérfanos en Siria

No me atrevo a traerlos acá. Sentí como que no corresponde lo que estoy haciendo“, comentó en exclusiva a un equipo de CHV Noticias que se encuentra en Irak.

El objetivo original que saber si hay posibilidades de ingresar a estos niños en el hospital.

En Irak “se prepararon para recibir al ISIS. No puedo andar con estos niños y con un letrero que diga ‘estos niños vienen de allá‘”, reflexiona.

En la misma línea apunta que “hay gente acá que perdió familiares en esta guerra. No es fácil, no quiero cometer un error. Tengo que estar consciente de la seguridad de los niños“.

Tags:

Deja tu comentario