{"multiple":false,"video":{"key":"cryTdejy7yI6chvn30820","duration":"00:00:00","type":"video","download":""}}

Actualmente, Chile es uno de los países que tiene mayores índices de conexión a internet y, aunque para la mayoría puede parecer algo natural, el desarrollo tecnológico del país comenzó hace pocos años atrás.

A mediados de la década de los 80, recién se comenzó a implementar la llegada de los correos electrónicos a Chile y fue un largo proceso conseguir que empresarios o líderes de opinión entendieran su efectividad.

Florencio Utreras, académico de la Universidad de Chile y uno de los impulsores de la tecnología computacional en el país, asegura que el año 1995 hubo un “punto de inflexión” y los chilenos comenzaron a interesarse por el desarrollo web.

Cuenta que, en ese año, no más de 400 personas en el país tenían contratada una cuenta de correo electrónico, por la que pagaban una cuota mensual, similar a lo que hoy se cancela por el internet.

“Se vendía la idea de que había que tener un correo electrónico e iba a ser la manera de comunicarse en el futuro“, asegura el académico.

Hoy, cuando el desarrollo tecnológico es parte de la cotidianeidad de las personas, Utreras fue galardonado como miembro del Salón de la Fama de Internet.

Asegura que una de sus principales preocupaciones del acceso a internet es la falta de privacidad de las personas.

El profesor explica que en Chile no existe un sistema legal de protección de la privacidad ni contra los abusos que podrían cometer ciertas compañías, que reciben directa o indirectamente información de los usuarios.

Por lo tanto, Utreras asegura que el desafío está en fortalecer la legislación en torno al acceso a la información privada y fomentar el autocuidado entre los consumidores de plataformas web.

Tags:

Deja tu comentario