{"multiple":false,"video":{"key":"yfcgCGJFPPs","duration":"00:09:15","type":"video","download":""}}

Era 4 de enero y en la Tercera Compañía de Bomberos de Buin despidieron a uno de sus integrantes. Con 17 años, Damián Machuca Ovando soñaba con convertirse en Bombero, pero extrañamente fue encontrado sin vida en la ribera de un río el 1 de enero. “Mucha gente ha dicho que mi hijo se suicidó, cosa que no fue así, a mi hijo me lo mataron”, dice Patricia Ovando, madre del joven. Presunto suicidio que investiga la Brigada de Homicidios de la PDI junto a la Fiscalía de San Bernardo, instituciones que insisten que no existiría participación de terceros, pero la familia acusa que no se hicieron pericias clave en el lugar del suceso. Damián llevaba una vida normal, llena de alegría, repleta de proyectos, pero ese 1 de enero no regresó a su casa. Pasaron un par de horas para conocer su paradero, siendo encontrado sin vida sentado junto a un árbol con un cordón atado en su cuello. Patricia cuenta que él salió de su casa hablando por teléfono y discutiendo con alguien. La autopsia aclaró que la causa muerte fue por asfixia por ahorcamiento, el problema es que el mismo informe entrega una conclusión reveladora que se refiere a la evidencia adjuntada por la PDI en el sitio del suceso: el objeto con que se habría ahorcado Damián no coincide con las marcas en su cuerpo, y a 8 meses de su fallecimiento, no ha sido relevante para la Fiscalía y PDI. Lo que indigna, según su familia, es que en abril de 2020 había denunciado amenazas por parte de terceros que están registradas en audios y mensajes no investigados. Seis días después de su muerte, recibieron una extraña llamada telefónica que denunciaron a la PDI, junto a otro antecedente que se relaciona al testigo que encontró el cuerpo sin vida del joven. Recién ahora la PDI periciará el teléfono y ropa de la víctima, pero para la familia estas diligencias son tardías.

Tags:

Deja tu comentario