{"multiple":false,"video":{"key":"oWd0LjNVz0","duration":"00:09:28","type":"video","download":""}}

José, un adulto mayor con ceguera, sufrió el embargo, remate y desalojo de su casa en Rancagua en plena pandemia, después de que su hijo Manuel acudiera un prestamista informal, el empresario textil Nuncio Sammur, quien nunca le devolvió los cheques que dejó en garantía a cambio de dinero. “Mi padre nunca ha firmado nada. Yo soy la persona responsable y de eso se aprovecha esta gente”, dice Manuel, que ante la falta de dinero, acudió a Sammur para obtener una chequera ilegal a nombre de su padre y construir un negocio en su propiedad. Un equipo de CHV Noticias conversó con el empresario, quien reconoció haberle vendido los cheques firmados por Manuel a Pacífico Chandía y su hija, la ex defensora penal pública, Bárbara Chandía, quienes fueron los que presentaron la demanda judicial de embargo contra el adulto mayor. Sin embargo, Chandía tiene una versión completamente diferente. Lo curioso es que en al menos otros seis juicios de embargo aparecen como representantes Ammur y su empresa de tejidos Giocare S.A. Los antecedentes de la investigación se encuentran en el Ministerio Público, luego que el propio hijo de la víctima se autodenunciara por falsificar los cheques y sufrir la eventual estafa de un prestamista. Mientras, hoy don José está de allegado, junto a su perro, en el departamento de uno de sus hijos en la comuna de Santiago.

 

Tags:

Deja tu comentario