Por Christian Noguchi
{"multiple":false,"video":{"key":"cznwhmlsSj8","duration":"00:02:47","type":"video","download":""}}

Al hablar de hielo, automáticamente pensamos en ellos. Hablamos de los pingüinos, reconocidos a nivel mundial y que han inspirado relatos, símbolos y películas animadas como Happy Feet y el documental ganador del Oscar La marcha de los pingüinos. Pero eso, lamentablemente, podría quedar solo en un hermoso recuerdo.

La especie de este mamífero, conocida como Emperador, se ha transformado en el símbolo del declive de estos animales. Su hogar, la Antártica, está rápidamente desapareciendo debido al calentamiento global ocasionando.

En palabras simples, que sus crías caigan al agua sin saber nadar y convirtiéndose en presa para depredadores. En tanto que los propios adultos caen al océano y se terminan separando y perdiendo del grupo.

“Por lo largo de la época en que se reproducen los pingüinos (alrededor de ocho meses) esto hace que estén expuestos a que si se rompe la plataforma de hielo, impide que cumplan su etapa de reproducción y crianza exitosamente“. Así lo declara el investigador del Instituto Antártico Chileno, el doctor César Cárdenas.

De hecho, durante tres años seguidos, un estudio del Britsh Antartic Survey de Inglaterra determinó que en la Bahía de Halley, lugar de la segunda colonia más poblada de Emperadores, la reproducción fue un “fracaso total” porque no estaban las condiciones necesarias para eso.

Pero no es el único. Uno de sus familiares cercanos, el pingüino de Magallanes, también está comenzando a ser amenazado por el mismo problema.

“El cambio climático podría estar afectando las zonas de alimentación de esta especie, por lo cual hay zonas geográficas en que el pingüino estaría desapareciendo. En la región de Magallanes tenemos una zona donde este espécimen ya no está más”, afirma el investigador de la Fundación Cequa de esa región, Carlos Olave.

¿Tenemos tiempo?

Es necesario incrementar las zonas y parques marinos del país. En las costas, sólo el 0,02% se encuentra actualmente protegido y esto es clave para la preservación de las especies”.

Esa es la alternativa que desde Oceana Chile realiza su directora, la médico veterinario Liesbeth van der Merr.

Lo otro es declarar a la especie como protegida, pero eso depende de cada país que tenga soberanía sobre territorio Antártico, en el caso chileno, esto no es efectivo hasta ahora.

Por último, es vital el uso de combustibles amigables con el medio ambiente, con el objetivo de disminuir los índices de CO2 causantes del calentamiento global y principales responsables del derritiendo del hogar de especies que habitan los polos y que hoy, como el pingüino emperador, ven amenazada su sobrevivencia.

Tags:

Deja tu comentario