Por Ivonne Bastías
{"multiple":false,"video":{"key":"czkdHuTWX1b","duration":"00:05:54","type":"video","download":""}}

Con todas sus fuerzas una vaca intenta ponerse de pie, pero no puede sostener su peso, menos el de la cría que lleva en su vientre. Quizás logre parir, pero difícilmente sobrevivirá: su madre no tiene leche para alimentarla.

Ese es el desolador futuro que enfrentan los animales en Colina, donde el 40% del ganado ya ha muerto en la comuna durante estos últimos meses.

Lee también: Sequía implacable: Decretan emergencia agrícola en 17 comunas de la Región Metropolitana

El bajo nivel de precipitaciones ha dejado sin posibilidad que el pasto crezca en los cerros para que vacas, caballos y ovejas se alimenten.

Débiles, sin comida ni agua, difícilmente pueden resistir el clima. Y eso no es todo, los ganaderos ya auguran que la situación será peor en los meses próximos.

“No tenemos agua para los animales, no tenemos agua para las siembras y ya tampoco vamos a tener agua para tomar y a 30 minutos de Santiago. Es grave la situación”, relata Nelly Reyes, ganadera de toda una vida en Colina.

Lee también: Indignación en zoológico de Francia por visitantes que escribieron sus nombres sobre un rinoceronte

Junto a ella, otros ganaderos y agricultores caminan en un terreno que antes abundaba en verde y animales, y que hoy está regado de cadáveres de animales.

La agricultura está muriendo, advierten, y con ello, la ganadería y los recursos de estas familias de Colina. Si antes podían ofrecer un animal en 300 o 400 mil pesos, hoy con suerte le dan $70 mil.

“Yo ya no sé qué más hacer, no tengo estudios para dedicarme a otra cosa”, lamenta Jaime Arce, quien con otros ganaderos ven como su sustento económico y su estilo de vida desaparece.

No podemos hacer quesos, no podemos vender los animales porque nos dan poco dinero. Ni para el 18 de septiembre vamos a tener chivos para vender”, añade.

El déficit de agua caída en la Región Metropolitana llega al 72% en lo que va del año y puede convertirse en el más seco desde 1950.

Según cifras de Meteorología, de mantenerse la ausencia de lluvias el déficit podría alcanzar incluso un 81% acumulado anual.

Argumentos suficientes para que el ministerio de Agricultura declarara zona de emergencia agrícola a la región, inyectando $733 millones para acudir en ayuda social.

Así, ya son cuatro comunas decretadas de emergencia: regiones de Coquimbo, Valparaíso, O´Higgins y Metropolitana.

Nelly y los agricultores esperan que esta ayuda sea un respiro. “No pedimos que nos salven todos los animales, pedimos que nos ayuden a salvar dos vacas, con esas dos vacas yo sé que este otro año me van a parir y nos podemos poner de pie nuevamente”, agrega.

La vaca con su cría adentro no pudieron sobrevivir. Tenía que ser levantada para que tomara agua o comiera un poco de pasto. Visiblemente delgada y débil no resistió. Otro animal fallecido en Colina, a pocos kilómetros de la capital donde el agua parece infinita, pero claramente no lo es.

Tags:

Deja tu comentario