{"multiple":false,"video":{"key":"crQZKglY585ochvn34625","duration":"00:00:00","type":"video","download":""}}

El 17 de enero del 2008 hubo un crimen que estremeció a Chile. Se trataba de dos menores, uno de 8 y otro 16, que había sido brutalmente atacados. El pequeño había fallecido, pero el mayor logró sobrevivir. Eran los hermanos Rojo

En una primera instancia estaba la teoría de que había sido víctima de un robo al interior del inmueble, sin embargo, luego de varias indagaciones, se comenzaron a poner los ojos sobre la madre, Jeannette Hernández.

Contradicciones en su relato y nuevas pistas, situaban a esta mujer como la autora de este hecho. A pesar de que en primera instancia, mostraba su dolor frente a los medios, luego del asesinato de uno de sus hijos.

Luego de un año de investigaciones, finalmente la policía detuvo a la madre, para que posteriormente fuera condenada a cadena perpetua, por parricidio y lesiones graves.

A diez años de este brutal hecho, su hijo Pablo asegura haberla personado, a pesar de las secuelas físicas que le quedaron tras el ataque. Incluso, la va a visitar al recinto penal.

Tags:

Deja tu comentario