Por Carolina Vera
{"multiple":false,"video":{"key":"czkydEEdfwg","duration":"00:07:54","type":"video","download":""}}

“Me da pena, me da pena lo pobre de espíritu y lo pobre de mente que es la gente que estigmatiza, porque no se dan el tiempo de saber qué pasa, por qué la persona está en calle”, comenta Héctor Aranda, quien vive hace 5 años en la calle, específicamente en el Parque Portales, en el Barrio Yungay.

Y como él son más de 20 mil las personas en situación de calle en Chile, como alertan organizaciones de la sociedad civil, ya que indican las cifras van en aumento.

Tiene que ver con la institucionalidad fallida que tenemos. El Sename, la cárcel, el mundo del trabajo, la educación, son los que van generando la situación de calle”, asegura Francisco Román, director ejecutivo de Fundación Gente de la Calle.

Desde el Ministerio de Desarrollo Social hablan de 14.617, según el último Registro Social de Hogares. Una cifra que sería imprecisa, debido a que muchos inscritos a veces logran salir de esta situación, pero no necesariamente son sacados del registro.

“Los números son bastante estables, los transitorios o aquellos que están viviendo circunstancias excepcionales en la calle son más altos, cosa que nos preocupa absolutamente. Creemos que aquí tenemos un desafío”, declaró el Ministro de Desarrollo Social, Sebastián Sichel.

Entonces, ¿qué lleva a una persona a termina viviendo en la calle en Chile?

Cristian Gutiérrez, ex operador de maquinaria pesada, llegó a vivir a la calle hace un año y medio. Complicaciones familiares, problemas personales y económicos se fueron sumando.

“Quiero salir de la calle, pero muchas veces no puedo. De repente se me hace un mundo juntar 200 pesos para ir a almorzar. ¿lo crees justo?, señala Gutiérrez.

Lee también: Líderes del movimiento de Greta Thunberg harán entrenamiento para movilizaciones del clima en Chile

Están también quienes, pese a la ayuda ofrecida por municipios y fundaciones, optan por seguir viviendo sus días en la calle. Sin embargo, otro gran porcentaje se ha visto obligado a enfrentar esta realidad por motivos económicos, pérdida de lazos familiares y, en el caso de los extranjeros, las complicaciones para regularizar su situación migratoria.

“Vemos perfiles muy diversos, vemos personas que pueden haber tenido estudios, otras que no. Acá vemos temas de falta de redes sobretodo con las personas extranjeras”, explica Isabel Lacalle de la Corporación Nuestra Casa.

Desde la Fundación Sol detallan que el alto costo de la vivienda y los bajos sueldos suman en esta problemática. En Chile el 50% de los trabajadores gana menos de $400 mil.

Andrea Soto, investigadora de dicha fundación detalla que “hoy el costo de vida de las familias no se alcanza a cubrir con los salarios que los hogares están percibiendo”.

Lee también: “¡Basta de transfobia!”: Movilh denuncia que cuatro hombres atacaron con palos a mujer trans en La Cisterna

“No sólo entrega condiciones de precariedad, sino que también escasas oportunidades para salir de este círculo de la pobreza”, finaliza.

Desde el Ministerio aseguran que están avanzando en un proyecto de vivienda digna para dar soluciones a largo plazo. “Nuestra salida final, y creemos que esa es la estrategia completa, tiene que ver con ir avanzando cada día más en los 12 mil dispositivos que se necesitan para vivienda primero“, añade el ministro Sichel.

En deuda está el gobierno con un trabajo intersectorial efectivo que permita dar soluciones a quienes viven en la calle, pero también una deuda de la sociedad, ya que las soluciones deben ir de la mano con una conciencia para dejar de tratarlos como un estrobo e incluirlos con sus cargas y sus historias.

Tags:

Deja tu comentario