La llegada de las disidencias al Congreso y sus desafíos: Familias homomaternales, perspectiva LGTBIQ+ y adopción

Marcela Riquelme (distrito 15) tiene una familia lesbomaternal y denunció que sus hijos no llevan su apellido. Emilia Schneider del distrito 10 es una mujer trans que luchará por implementar el cupo laboral como en Argentina, y Camila Musante del distrito 14 abogó por la autodeterminación de los cuerpos y la garantía de una vida libre de violencia.

gonzalo-nunez
Por Gonzalo Núñez
La llegada de las disidencias al Congreso y sus desafíos: Familias homomaternales, perspectiva LGTBIQ+ y adopción
  • Enlace copiado

La elección pasadas del 21 de noviembre, estuvo marcada por la salida del Congreso de personajes como Jacqueline van Rysselberghe, Ena von Baer, Marcela Sabat, Gabriel Silber o Guillermo Teillier, sin embargo, nuevos rostros aparecieron en las papeletas.

Así fue el caso de la denominada bancada de la disidencia, en la cual Emilia Schneider (Comunes), Marcela Riquelme (IND-CS) y Camila Musante (IND-Comunes) lograron un escaño para representar a sus territorios y a la comunidad LGTBIQ+ en el parlamento.

La ex dirigenta estudiantil y estudiante de Derecho de la Universidad de Chile, se convirtió en la primera diputada trans en la historia de Chile, obteniendo 26.085 votos, es decir un 5,71%.

Lee también: Gabriel Boric nombra a Izkia Siches como su nueva jefa de campaña

Por su parte, la activista medioambiental y abiertamente bisexual, Camila Musante, fue electa desde el distrito 14 con 12.384 votos, o sea un 3,80%.

Marcela Riquelme, quien tiene una familia lesbomaternal, sacó 11.494 votos (5,79%) y se convirtió en diputada por el distrito 15.

En ese contexto, CHVNoticias conversó con las tres protagonistas que buscan instaurar la perspectiva de su comunidad en los debates y algunos proyectos de ley relacionados de manera directa con las banderas de lucha que vienen defendiendo hace décadas.

Un Congreso con perspectiva LGBTIQ+

Para Emilia, la llegada de la comunidad LGTBIQ+ al Congreso es un hito histórico. “Nosotras somos depositarias de décadas de lucha de quienes han resistido y han vivo la precarización. Es una gran responsabilidad. Significa mucho para la historia, si nosotras estamos acá es por el trabajo que se hizo antes. Representa una esperanza de cara a la segunda vuelta, porque en muchos territorios creemos que se deben ampliar los derechos de las personas sin discriminación y no retroceder al pasado y restringirlos”, destacó.

Para Marcela, es importante visibilizar cada una de las realidades del país. “No estamos creando una comunidad, sino que se reconoce lo que ya existe en nuestro país. Es muy importante que exista una bancada de la disidencia, porque somos capaces de llevar al parlamento los temas propios de la comunidad LGTBIQ+”, enfatizó.

Lee también: Jaime Bassa se refiere a supuesto carrete de convencionales: “No tenemos confirmación de los hechos”

Camila por su parte, señaló que para el país es un tremendo avance en reconocimiento, respeto y garantía de los derechos de las comunidades LGBTIQ+ y sobretodo para el ejercicio de la democracia, “porque es necesario que estemos presentes en espacio como el Congreso”

Banderas de lucha y agenda legislativa

Schneider fue clara en indicar que con respecto a la agenda legislativa de disidencias deben primero conversar con las organizaciones a la comunidad. “Queremos un futuro de derechos sociales, derechos sexuales sin abusos, de democracia plena, donde se respeten los derechos humanos. Estaremos aportando la mirada de nuestra comunidad. Reformaremos la ley antidiscriminación, el acceso al trabajo de la comunidad LGTBIQ+, acceso a la salud, y a una educación sexual integral para construir una sociedad libre de violencia”, afirmó.

No obstante, con relación a reglamentaciones en particular, dijo que las diversidades y disidencias se enfrentan en todas las aristas de la sociedad. “Tenemos que estar en el Congreso aportando nuestra mirada en cada debate que se dé”, aseguró.

Para Musante, la violencia de género y la equidad son fundamentales. “Como una medida transversal está la propuesta de garantizar una vida libre de violencia y de toda discriminación. Impulsar el proyecto de ley de educación sexual integral, no sexista y de prevención del delito para hacer efectivo este derecho de la no violencia hacia las disidencias”, señaló.

Lee también: “Nos funaste a todos”: Sebastián Izquierdo lanza sus descargos contra Johannes Kaiser

Además declaró que es imperativo que las diversas formas de familias tengan también reconocimiento de derechos de filiación. “Vale decir la adopción por parte de familias homomaternales, homoparentales o de personas no binarias. Tenemos que legislar porque existe un vacío”, advirtió.

Para Riquelme, una de sus banderas de lucha será el matrimonio igualitario, en el que se pueda insertar la posibilidad de que las parejas homosexuales tengan el vínculo con una sociedad conyugal o un régimen de comunidad de bienes. “Hoy en día el proyecto a través de sus indicaciones le fue extraído esta parte, porque lo que no hay una comunidad de bienes como si lo hay en la unión civil, por lo tanto el concepto de igualitario hay que hacerlo pleno“, detalló.

Por otra parte, “debemos trabajar el tema de la inclusión laboral de los trans que son una de las comunidades LGBTIQ+ más discriminadas y segregadas, por lo que han tenido menos espacios. La necesidad de incluirlos laboralmente debe ser una ley. Debe haber una obligación o un incentivo para realizarla”, indicó.

Proyecto de ley implementados en el extranjero

Para Emilia Schneider, el país está muy atrasado en materia de derechos de la población de las diversidades. “Se debe garantizar una educación sexual integral. Unesco reconoce que Chile es de los pocos países que no hay estas medidas. Acercarnos a un plan de prevención, de información y educación entorno al VIH que esté a la altura de los estándares internacionales. Observé de cerca la experiencia de la ley trans en Uruguay que no solo involucra un acceso al trabajo, educación o salud que son fundamentale, sino que de reparación a las personas mayores que han vivido durante años la vulneración de derecho. También el cupo laboral trans que se implementa en Argentina y Uruguay”, explicó

Camila Musante fundamentó que se deben adoptar los ejemplos con respecto a los derechos reproductivos y vientres de alquiler. “Debemos avanzar en la autodeterminación de los cuerpos, lo vamos a impulsar del congreso. Avanzar en el reconocimiento de las personas trans y no binarias que han quedado excluidas de las leyes que han intentado avanzar. Por su puesto mejorar algunas normas como el cambio de sexo registral y la autonomía progresiva en identidad de género para niños niñas y adolescentes”, sentenció.

Lee también: La historia de la Dra. Daniela García y su rol clave en la Teletón

Marcela Riquelme rescató de la experiencia internacional, que se debe avanzar en el reconocimiento de las familias, es decir, adopción homoparental “como tal”, para que exista la posibilidad de entregar los apellidos a los hijos. “Yo tengo una familia lesbomaternal y mis hijos no llevan mi apellido. Sin embargo para ellos hay 16 años en familia que dicen lo contrario. Tenemos que avanzar en que las cirugías de reasignación de sexo puedan ser proporcionadas a través de un sistema de salud universal y en que la posibilidad de que los disidentes formen parte de las fuerzas de orden y seguridad. Tenemos que estar en el parlamento y merecemos este espacio”, concluyó.


  • Enlace copiado
Lo más visto