Por Carolina Vera
{"multiple":false,"video":{"key":"oVA8qCmMqY","duration":"00:09:45","type":"video","download":""}}

“Para el auto y me dice ‘esto no es un taxi. Esto es un asalto, te voy a raptar’ y me saca un cuchillo”, relata Carolina víctima, de un robo con retención el 22 de enero.

El denominado robo con retención es un delito que, en los dos últimos años, estuvo fuera del radar del Ministerio Público. Las Fiscalías Centro Norte y Oriente llevaron a juicio a dos bandas de taxistas que asaltaban pasajeros y que operaron entre 2016 y 2017. Desde entonces, no habían recibido nuevas denuncias de este tipo. Eso hasta hace unas semanas atrás.

Accedimos de forma exclusiva a los testimonios de dos mujeres que en distintos días fueron víctimas de lo que se pensaba era un delito en extinción.

“En ese momento te empiezas a dar cuenta y te empiezas a fijar que las ventanas eran polarizadas y venían con malla las cuatro. Él me bloqueó las puertas”, detalla Carolina.

Lee también: Administradores en la mira: Irregularidades que hacen subir los gastos comunes en condominios

El caso de Carolina y el de otra víctima dieron paso al inicio de una investigación exhaustiva para dar con los responsables. Estas dos mujeres vivieron hechos similares, una tomó un taxi en Providencia, la otra en el centro de Santiago.

“Se da vuelta y me dice, nosotros somos asaltantes. Me quitó la mochila, me empezó a revisar las tarjetas, la billetera”, relata Valeria, la segunda víctima.

Ambas estuvieron retenidas por largo tiempo: Una de ellas por más de 40 minutos, la otra casi dos horas. El fin de la retención era extraer dinero de sus tarjetas de crédito, para ello las mantuvieron en contra de su voluntad al interior de un taxi. El conductor manejaba en compañía de una mujer.

“Me dice, yo quiero plata y quiero que me des las claves de tus tarjetas. Le di las claves, él me dice, si me las dices mal lo voy a saber altiro porque tengo un hacker al otro lado y esta galla que iba con él iba verificando si yo tenía las claves”, recuerda Carolina.

Carolina recuerda que la llevaron por todo Providencia mientras ocupaban sus tarjetas. Sin parar en ningún punto hasta que la dejaron en un sector de Bellavista, cerca del Río Mapocho. Su caso coincide con el de Valeria. Subió a un taxi con similares características el pasado 9 de enero.

“¿Y coinciden las descripciones de ambas personas?”, le preguntamos. Ella responde.

“Hay muchas similitudes. Por ejemplo, físicamente el tipo es moreno, era chileno, andaba con lentes, era gordo”, nos cuenta Valeria.

En el caso que llevó adelante la Fiscalía, fueron claves las cámaras de seguridad de los bancos. Ellas permitieron identificar y dar con el paradero de los 9 taxistas imputados. Los delitos por los que  fueron condenados: uso fraudulento de tarjetas de crédito o débito y 19 delitos de robo con retención.

“Una vez que nosotros detuvimos a estas agrupaciones, este delito prácticamente dejó de ocurrir. No teníamos denuncias. Ahora ciertamente hay una cierta activación que nosotros estamos investigando”, revela Esteba Silva, Fiscal Adjunto de la Fiscalía Centro Norte.

Lee tambiénAdministradores en la mira: Irregularidades que hacen subir los gastos comunes en condominios

La Fiscalía investiga también un posible abuso sexual, tras las declaraciones de una de las víctimas.

“Tuve que darle besos. Él me abrazó, me hizo tocaciones por encima de la ropa. Fue en reiteradas ocasiones que me hizo darle besos para tirarme el humo”, detalla Valeria.

El Ministerio Público ya dictó diligencias que están en curso y se analizan otros casos que podrían vincularse al de estas dos mujeres.

“Hay una diferencia con los primeros hechos que nosotros investigamos y logramos sancionar en el juicio oral, en los cuales las víctimas eran sólo hombres y actualmente, al menos y lamentablemente, los casos han afectado a mujeres”, analiza Silva.

Tags:

Deja tu comentario