La tecnología y la ciencia están reinventando la manera de construir y fabricar. Cada vez más los avances en esta materia parecen superar a las películas de ciencia ficción.  La bioarquitectura y los metamateriales parecen palabras que se usarían en una película futurista, pero equipos de investigadores en todo el mundo están desarrollando esta tecnología.

La famosa y codiciada capa de invisibilidad de Harry Potter o cambiar la apariencia de nuestro rostro, podría ser una realidad con estos desarrollos de la ciencia y la tecnología. “El grupo de investigación Mediated en el MIT fue fundado hace dos años, como un laboratorio de diseño, que está dedicado a explorar el diseño por el mundo natural y biológico”, le dijo Neri Oxman, directora de Mediated Group en MIT Media Lab, a CNN Chile y Chilevisión Noticias.

Lee también: Cheetah, el robot con superpoderes que imita la aerodinámica de la naturaleza

Oxman es bióloga y arquitecta, y fue la que ideó, entre otros proyectos,  juntar a 6.500 gusanos de seda en una colonia de construcción, lo que se define como bioarquitectura. Estudió la forma y el comportamiento de estos seres vivos para digitalmente diseñar una plataforma de trabajo en la que cada gusano hizo lo que por naturaleza está llamado a hacer: seda. El resultado fue un sólido y natural pabellón, que demuestra la hipótesis de la directora del Mediated Group del MIT.

Ellos son como una especie de maquina de impresión. Solo que, en vez de imprimir plástico, imprimen seda. Eso nos sugiere un nuevo lenguaje del diseño, informado por la naturaleza”, señaló.

Oxman, aunque es la mente maestra tras esta revolución de la ingeniería, el diseño y la biología, no trabaja sola. “Ella está tratando de crear un catalogo de comportamientos naturales, que puedan ser reproducidos y que luego puedan ser aplicados en diversas industrias“, comentó Sarah Ryan, asistente administrativa del Proyecto Sil Pavillion.

Pero si la bioarquitectura parece casi increíble, los metamateriales no se quedan atrás. Se trata de materia prima que no existe de forma natura sino que son creados artificialmente.

Si yo lo aprieto se adelgaza y si yo lo estiro se ensancha, eso es inusual y podría llegar a un metamaterial. Y responde no a de qué está hecho e material sino a su construcción”, explicó Bruno Grossi, académico de la Universidad de Chile.  En la Facultad de Ciencias Físicas y Económicas de la Universidad de Chile están trabajando con el que dice es el más allá de los materiales, la primera creación, una cuncuna.

“Le estoy sacando aire a estos metamateriales. Y los estoy poniendo en serie y estoy haciendo una metaoruga. Son extremadamente eficientes y es una oruga creada con metamateriales“, dijo.

Tal como la bioarquitectura, los metamateriales nos llevan a ver el diseño del futuro con otros ojos porque al parecer, las posibilidades son infinitas.

Alerones de aviones con alas que se mueven completos, que es como realmente se mueve un pájaro”, comentó el académico.

Y estas nuevas maneras de crear no solo están siendo pensadas para objetos, se está intentando replicar un útero, o que dentro de nuestro cuerpo, impresiones 3D que cuiden a la perfección nuestro organismo. Eso está siendo desarrollado por Csiro en Australia.

Alejandro Fernández, investigador de Csiro Australia explicó que están desarrollando implantes que imitan los órganos y huesos humanos.

Lee también: “Data Analytics Certificate”: Universidad de Chile y MIT cierran con éxito la primera versión del programa en Boston

Es tecnología sin límites, que pone sus ojos en la complejidad de la naturaleza para darnos respuestas sobre cómo vamos a construir y vivir nuestro propio futuro.

Tags:

Deja tu comentario