{"multiple":false,"video":{"key":"czoVoGe5PjE","duration":"00:02:49","type":"video","download":""}}

El estallido social y la posterior pandemia han obligado a las botillerías a trabajar con inestabilidad desde octubre pasado. Actualmente, funcionan con horario reducido, siempre y cuando tengan un giro comercial de almacén o bazar.

José Antonio Aravena, dueño de tres botillerías en Santiago, lamenta: “Las autoridades han querido acortar el horario, pensamos que es una mala medida para nosotros porque ya estamos con una venta de un 50% menos”.

Lee también: Dron fiscalizador vigila el distanciamiento y el uso de mascarillas: Un nuevo método para controlar a los porfiados

“Este negocio es después de la hora que cierran los supermercados, nosotros ya tenemos el horario acortado y ahora siguen acortando el horario. No se puede echar la culpa a la botillerías de la ingesta abusiva de alcohol”, añade.

Mientras otro dueño de botillerías, reclama: “Hay gente cesante en este rubro, y los supermercados pueden vender libremente y nadie les dice nada”.

Lee también: Seremi de Salud compró $12 millones en alcohol gel adulterado: Lo usaron por meses sin darse cuenta

El mayor drama es el de aquellas botillerías que no tienen la característica comercial de almacén, por lo que no son consideradas como servicios esenciales y deben permanecer cerradas.

“Si hay un negocio que vende comida y a su vez vende alcohol, la patente es distinta y puede vender”, explicó Joaquín Lavín, alcalde de Las Condes. Y luego, señaló: “La botillerías que sólo venden alcohol no son esenciales y están cerradas”.

 

 

Tags:

Deja tu comentario