{"multiple":false,"video":{"key":"crRnWx0LePIYchvn34656","duration":"00:00:00","type":"video","download":""}}

La escasez hídrica es un problema a nivel global. Así lo han reconocido los principales líderes del mundo, que reconocen que Ciudad del Cabo podría ser la primera gran urbe en quedarse sin agua.

En Chile la situación no es muy distinta. Cabildo, ubicada en la provincia de Petorca, podría convertirse -tristemente- en la primera comuna del país en alcanzar la sequía total.

La falta de agua afecta a toda la población. Los pequeños agricultores alertan que la situación es crítica y señalan que, en el último verano, perdieron toda su producción.

En esta zona, conocida mundialmente por la producción de paltas, ya no quedan árboles con vida y culpan a las grandes industrias agrícolas de dar un mal uso a los derechos de agua.

Quieren sacarnos de aquí. Acá no se hacen embalses, no se hace nada, hasta que salgamos de aquí. Estorbamos, el pequeño agricultor no tiene derecho a educar a su familia o tener qué comer” afirma Pedro Maldonado, pequeño agricultor que recuerda con nostalgia las aguas del río Ligua, hoy convertido en basural.

La falta de agua también ha impactado al uso doméstico. En la actualidad, la APR San José ha debido parcelar el agua realizando cortes frecuentes, que impactan en la vida de los 14 mil habitantes.

De hecho, desde hace cuatro meses es común ver a camiones aljibes recargando la planta de empresa distribuidora de agua, Esval, quien se ha visto en la obligación de comprar agua para abastecer a la población.

Esta crisis hídrica ha alcanzado relevancia en el extranjero, e incluso la prensa alemana y danesa han realizado reportajes al respecto.

En tanto, en Chile, pese a que la provincia de Petorca fue declarada Área de Restricción en 1997, las grandes empresas agrícolas, que cuentan con derechos de agua, continúan plantando y excavando para hallar más agua.

Tags:

Deja tu comentario