{"multiple":false,"video":{"key":"b46EjHsuT3","duration":"00:05:10","type":"video","download":""}}

Detrás de la fachada de un almacén de abarrotes en Conchalí, se esconden más de una decena de máquinas tragamonedas, las que prácticamente conforman un casino popular en medio de la pandemia. Situación que no sólo es ilegal, sino que también es un claro peligro a la salud pública.

Abren todos los días desde las 17 horas hasta poco antes del toque de queda aproximadamente. Hasta ese lugar llegan algunos clientes, quienes entran para poder jugar en las máquinas, sin usar su mascarilla y otros incluso fumando.

Lee también: Izkia Siches advierte que “cualquier relajo puede generar un brote igual o superior al de la primera ola”

En total son 12 máquinas tragamonedas en un pequeño espacio de este almacén de abarrotes, tal como se aprecia en las imágenes captadas al interior del recinto, donde también hay cero distanciamiento social.

¿Qué dice el dueño del almacén? Consultado ante la existencia de este tipo de maquinarias en su recinto, el que opera en calidad de venta de productos de primera necesidad, en una primera instancia lo niega todo y que solo funciona la venta de abarrotes.  

Sin embargo, registros muestran que decenas de personas se agolpan para jugar en las máquinas.

Eso sí, su versión cambia cuando se le exhiben los registros. “Vienen dos personas, funciona para las personas que vienen de vez en cuando”, sostuvo.

Al respecto, la seremi de Salud metropolitana, Paula Labra, recalcó que “en primer lugar, indicar que esta es una actividad ilegal, reiterar que en comunas con cuarentena solo puede funcionar el comercio esencial y el que no sea esencial va a ser sancionado”.

El sicólogo y académico de la U. Central, Daniel Sánchez, comenta que “mas allá de las cuarentenas y la obligación de quedarnos en la casa, hay un a necesidad en las personas que los determina para salir a apostar teniendo eso en cuenta, cualquier negocio y tipo de juego que permita que las personas sigan apostando, atenta contra la salud pública“.

Lee también: La Armada le da la bienvenida a su nuevo miembro: Canopus, el perro que fue rescatado en el mar

Finalmente, otra dueña del almacén reconoció que “es ilegal, pido las disculpas correspondientes. Acá nadie se ha infectado”. 

Algo que solo será comprobable con el correr de los días, ya que este lugar no contaba con ninguna condición de aislamiento para evitar la propagación del virus entre los vecinos de este almacén que, tras sus puertas, escondía los tragamonedas.

Tags:

Deja tu comentario