{"multiple":false,"video":{"key":"yfcb5XReYaa","duration":"00:03:50","type":"video","download":""}}

Con la operación “Castillo de naipes”, el imperio de Óscar Rojas llegaba a su fin tras dos años de investigación. Una casa llena de lujos era una de las muchas propiedades que el rey de El Castillo, como lo conocían, tenía en su poder. La acción de la PDI dejó a 19 personas detenidas, desbaratando así una peligrosa banda de narcotraficantes. “La droga viene desde el norte del país, es proveída desde Bolivia, luego se interna a la Región Metropolitana y es acá donde la organización tenía los lazos pertinentes para hacer todo el proceso de distribución hasta la venta final”, explicó el subprefecto Harold Mackay, jefe Brigada Antinarcóticos Metropolitana. “Mantenían asesores financieros que se dedicaban a blanquear los capitales creando empresas reales, las cuales mantenían contratados a todos los integrantes de la organización y de esta manera los hacían sujetos de crédito para la banca tradicional”, agregó. Esa era su forma de operar en materia económica, teniendo cada integrante diferentes roles clave. 50 kilos de droga al mes llegaron a vender, obtuvieron un patrimonio mayor a $3.500 millones, y tras esta intervención, incautaron vehículos de alto valor, joyas, relojes, dinero en efectivo y armas. Los 19 detenidos quedaron en prisión preventiva, incluido el líder que operaba en la población El Castillo de La Pintana.

Tags:

Deja tu comentario