{"multiple":false,"video":{"key":"czt50rt4MHh","duration":"00:02:19","type":"video","download":""}}

Con un fallo inédito de la Corte Suprema, se invalidó el dictamen del Colegio San Ignacio El Bosque, en Providencia, el que había cancelado la matrícula a un alumno cuyo diagnóstico es Trastorno de Déficit Atencional. La medida marca un precedente para los menores que sufren esta condición y que muchas veces no reciben el apoyo académico que necesitan. “El alumno tenía algunas conductas consideradas disruptivas por la institución: hablaba en clases, tiraba papeles y eso generó una serie de conductas. En definitiva, tomaron la decisión de no renovar su matrícula”, explicó Fernando Correa, abogado de la familia afectada. En ese sentido, el superintendente de Educación, Cristian O’Ryan, se refirió a este caso: “El déficit atencional, o cualquier otra necesidad educativa especial, no es razón en sí misma para llegar a la expulsión o cancelación de matrícula de un estudiante”, afirmó.

Tags:

Deja tu comentario