{"multiple":false,"video":{"key":"oVp00cPEGH","duration":"00:03:50","type":"video","download":""}}

En el 1800, un médico francés que trabajaba junto a Napoleón Bonaparte, comenzó a dividir a los enfermos según su gravedad, con el fin de determinar quiénes ya podían volver a luchar y quiénes no.

A eso se le denominó “triage”, palabra que significa “selección”. Hoy, este sistema se utiliza comúnmente en hospitales de todo el mundo.

El doctor César Cortés, del servicio de emergencia del Hospital Clínico Universidad de Chile, aseguró que esto se aplica ya que “los recursos son limitados”, por lo que es necesario ir evaluando quién requiere qué.

El triage es un concepto dinámico: un paciente que está leve se puede complicar o puede requerir cambiar su condición”, dijo.

Lee también: El Bosque: “El problema no es la cuarentena, es la ausencia de un Estado que no se preocupa por su pueblo”


En ese sentido, es posible que nuestro país, así como Francia e Italia, deba enfrentar la difícil decisión de elegir quién puede acceder a una cama UCI, y quién deberá esperar en tratamiento normal.

“Es una amenaza real”, dijo el doctor Sebastián Bravo, de la unidad de pacientes críticos del Hospital Clínico Universidad Católica.

Por ello, el Ministerio de Salud (Minsal) ya envió un protocolo de cinco páginas que define los lineamientos que deberán seguir los médicos si llegan a enfrentarse a la disyuntiva de elegir qué paciente puede acceder a un respirador mecánico.

Lee también: Llamas y alpacas podrían salvarnos: Así trabaja el equipo chileno que busca un arma contra el coronavirus

Factores como la cantidad estimada de años de sobrevivencia pueden ser tomados en cuenta al momento de tener que elegir entre dos pacientes críticos.

Actualmente, según el último informe del Minsal, el 93% de las camas UCI de la capital están ocupadas, mientras que a nivel nacional esto pasa a un 81%.

Tags:

Deja tu comentario