{"multiple":false,"video":{"key":"oUMAw7u1Ny","duration":"00:03:21","type":"video","download":""}}

Este jueves el Tribunal Oral en Lo Penal de Viña del Mar dio a conocer la sentencia condenatoria a los imputados por el crimen y descuartizamiento del profesor de Villa Alemana, Nibaldo Villegas.

La mujer, Johanna Hernández -ex pareja y casada con el profesor al momento de su muerte-, fue condenada a presidio perpetuo calificado como autora del delito parricidio. Mientras que Francisco Silva, pareja de Hernández, fue declarado culpable por homicidio calificado, por lo que fue condenado a presidio perpetuo.

Lee también: “Que se pudran en la cárcel”: Así celebraron los cercanos a Nibaldo Villegas la condena a los asesinos del profesor

Si ambos tuvieron el mismo rol en el asesinato de Villegas, ¿por qué cumplen condenas diferentes? 

La respuesta está en el vínculo que los imputados mantenían con la víctima. Según explica la profesora de Derecho Penal UC, María Elena Santibáñez, “tratándose del cónguye o una persona que tiene una relación de convivencia, el delito que se comete es de parricidio, y este es uno de los considerados como más graves en nuestro código penal”.

Una de las críticas respecto al veredicto fue la posibilidad de que Silva pudiese optar a libertad condicional cumplidos los primeros 20 años de cárcel. Si bien tanto Hernández como Silva recibieron la máxima sanción de la justicia, “la diferencia es que, en el caso de Johanna es que recién a los 40 años puede optar a beneficios como libertad condicional” sotiene Elías Zirené, abogado de “Defensa Víctimas”.

#LeyNibaldo

Con el fin de endurecer las penas, familiares y amigos del profesor asesinado han levantando una campaña para que se legisle una Ley Nibaldo, la cual considere el desmembrar o quemar un cuerpo como agravante, hecho que en este caso no ocurrió.

Tags:

Deja tu comentario