{"multiple":false,"video":{"key":"yeuBQ5r6vVK","duration":"00:06:43","type":"video","download":""}}

Era mi compañero del día a día“, dice Cristian Escobar, padre de Elías, joven asesinado por defenderse de un asalto en 2019.

A dos años de la muerte del joven, apodado por su familia como Tonino, al fin se realizará un juicio con imputados.

Trabajaba en los veranos en mi oficina en el taller. El sueño de todo empresario es legar su empresa y el sacrificio de toda mi vida a mis hijos, y Tonino iba para eso”, añade el padre.

Sandro, mecánico en el taller de Cristian, lo recuerda como “el niño símbolo del lugar”. El sólo hecho de recordarlo lo emociona.

Mecánica, música y deportes sintetizan la corta vida del joven que se convirtió en un fanático del skate, su última actividad.

Ese día 8 de junio del 2019 llegó sólo al anfiteatro de Hualpén. Un joven testigo fue el único que vio a Elías minutos antes del crimen. Asegura que “iba tranquilo” a practicar un rato.

Una cámara que vigila el sector del anfiteatro captó a tres personas, dos de las cuales fueron requeridas en ese momento por la justicia por el delito de receptación de un vehículo robado. Se trataba de los compañeros de delito Michael Jordan Saavedra, de 18, y Sebastián Vargas, de 17 años en aquel entonces.

Ambos presumían en sus redes sociales las armas de fuego que portaban y la droga que comercializaban.

Lee también: Investigan uso de armamento de guerra en La Araucanía tras ataque a cuartel de Carabineros

“Luego de intercambiar algunas palabras y empezar a agredirlo, proceden derechamente a pelear con él“, relata Julián Martínez, abogado querellante en el caso. Marcelo Escobar, tío de Elías, aseguró en su momento que los sujetos lo habían rodeado “como viles hienas”.

Eventualmente sería con su propia patineta que los delincuentes lo golpearían. Y no solo una, sino varias veces, principalmente en su cabeza.

No contentos con dejarlo reducido en el suelo, uno de los involucrados sacó un cuchillo y lo apuñaló tres veces.

“En la imagen se ve cómo se van con la patineta de mi hijo, caminando. Mi hijo pidió ayuda, había gente ahí, varios jardineros, gente que trabaja ahí. Nadie intervino, cuando podrían haberlo hecho. Pero nadie intervino“, dice Cristian.

Claudia justo iba pasando por el sector cuando vio a una mujer pidiendo ayuda. Avanzó rápidamente con su vehículo a la plaza, subieron a Elías al automóvil y se apresuraron en llevarlo al Cesfam cercano. Sin embargo, moriría pocos minutos después.

Fueron tres estocadas de 10 centímetros de profundidad las que recibió en la espalda. El mismo día la Policía de Investigaciones detuvo a Michael, quien hasta hoy permanece en prisión preventiva alegando inocencia.

Dos meses después caería Sebastián, estando con arresto domiciliario quebrantó la medida y fue detenido por Carabineros en un control de identidad. Sin embargo, la jueza volvió a decretar su arresto domiciliario.

Lee también: Aparecen pistas claves para dar con el paradero de sujeto que incendió kiosko en Melipilla

“No sé si esa jueza sacó vía Internet su título o simplemente no tiene criterio en lo absoluto, y lo manda de vuelta a la casa. Esto permitió la fuga de este tipo“, dice Cristian.

Incluso el mismo Sebastián daría gracias a través de su cuenta de Instagram: “gracias señor por un día más de libertad que ojalá sean muchos más. Señor gracias por ayudarme a burlarlos y seguir invicto, no dejes que me pillen desprevenido y me encierren”, era parte de lo escrito.

La muerte del fiscal que estaba a cargo del caso obligó a que otro persecutor continuara sus labores, aún sin el tercer implicado en el delito. Pero será finalmente este 23 de noviembre el día en que se iniciará el juicio.

Debido a que Sebastián tenía 17 años al momento del crimen, arriesga hasta 10 años de reclusión, caso diferente al de Michael, quien podría pasar hasta 40 años en la cárcel.

El 2 de noviembre Tonino habría cumplido 19 años. “Uno finalmente muere cuando lo olvidan”, comenta Cristian, “y sus amigos estaban ahí, llegaron de a poco. Eso me dejó la sensación de alegría. No terminé triste el día de su cumpleaños, terminé contento de saber que mi hijo dejó huella“.

Tags:

Deja tu comentario