Por Fernanda Jure
{"multiple":false,"video":{"key":"czoPAv6iO6H","duration":"00:03:34","type":"video","download":""}}

Cantos y aglomeraciones. Así pasaban las semanas algunos fieles que, en plena pandemia, se reunían en un culto religioso en la comuna de El Bosque.

Una casa de acogida, que servía como centro de rehabilitación para drogadictos y personas que alguna vez estuvieron privadas de libertad, fue el escenario perfecto para que más de 70 personas, entre ellas cuatro menores de edad, se agruparan para orar.

Un equipo de CHV Noticias recibió la denuncia y concurrió al lugar durante varias semanas para corroborar la información. Tal como se creía, los fieles asistían al culto por lo menos tres veces a la semana y sin tomar las medidas sanitarias correspondientes, por lo que se dio aviso a la Policía de Investigaciones.

Lee también: Bar clandestino funcionaba en Recoleta pese a la pandemia: “Sé que estoy mal, pero tengo que comer”

Al llegar al lugar, constataron que sólo algunos usaban mascarillas y la distancia social no existía. Pese a todo, los creyentes se justificaron con que están protegidos por Dios y los pastores.

“Es una necesidad alabar a Dios”, aseguró uno de ellos. Otro, aseveraba que en lugar no había nadie contagiado. Sin embargo, desde la PDI informaron que una de las personas que vivía en el lugar señaló que estaba en cuarentena por ser un caso positivo de COVID-19.

Tags:

Deja tu comentario