{"multiple":false,"video":{"key":"ydE5GlKLzkE","duration":"00:06:53","type":"video","download":""}}

John Meyer transita a diario por las carreteras urbanas. Vive en Puente Alto y el uso de estas -dice- es una necesidad. Un mes no pudo pagar la cuenta. Al siguiente, el monto sumado a los intereses -asegura- era imposible de pagar. Hoy, su deuda con las autopistas es millonaria.

“Debo en total un poco más de $20 millones, sólo en autopistas. En parte por transitar con el dispositivo bloqueado debo $3.5 millones”, asegura Meyer. Sostiene que sigue pasando por las autopistas, porque de lo contrario, su viaje demoraría más de dos horas y no vería a su familia.

Sólo por el uso de Costanera Norte, mensualmente recibe una factura de aproximadamente $150 mil, eso sumado al interés por deuda de $200 mil. Es decir, su boleta mensual es alrededor de los $400 mil. A la fecha, ya debe más de $9 millones, sólo en esta autopista.

Lee también: Cuando el agua vale más que la vida: La realidad de los crianceros que sobreviven a la megasequía

“No es que uno quiera endeudarse, es que no te alcanza para pagar con estos precios. Muchos te dicen que no ocupes las autopistas, pero eso es como el ministro que dice levántense más temprano para pagar $10 menos en el metro. Es doloroso, porque son una necesidad, para llegar más temprano a tu casa, para poder ver a tus hijos despiertos”, dice John Meyer.

Desde 2004 a la fecha, el cobro de los pórticos aumentó en promedio un 80%. Precios que para muchos, como John Meyer, son literalmente impagables.

Según Andrés Alarcón, líder del movimiento NO+TAG, han solicitado al Gobierno tres demandas bases. “La primera es la reducción de un 80% en los precios de los pórticos; la segunda es condonar los intereses de los morosos y la tercera es desvincular el permiso de circulación con las deudas por partes obtenidos por transitar sin dispositivo electrónico”, apunta.

Lee también: Las claves de Uruguay: El país sudamericano que no está en crisis

Durante una semana intentamos conversar con las concesionarias y el ministro de Obras Públicas, Alfredo Moreno, pero se negaron a darnos una entrevista. Según el movimiento NO+TAG, la mesa de diálogo está suspendida.

En una entrevista entregada el 6 de noviembre a CHV Noticias, el ministro respondió a las demandas, asegurando que estaba estudiando la posibilidad de condonar en parte los intereses de los morosos, sin embargo, se negó tajantemente a bajar los precios y a desvincular las deudas de los morosos con el permiso de circulación.

Tags:

Deja tu comentario