{"multiple":false,"video":{"key":"cztzTbryKcU","duration":"00:08:31","type":"video","download":""}}

Un fenómeno que se ha venido multiplicando durante los últimos años son las ventas de parcelas en paisajes naturales, que han significado un atractivo importante para las inmobiliarias. Sin embargo, el impacto ambiental que acarrea es demoledor. Destrucción de vegetación nativa que, en muchos casos, se hace sin planes de manejo presentados ante la autoridad, han causado la alarma de expertos. «Tenemos pérdida de biodiversidad y fragmentación ecológica que implica que, por ejemplo, el recurso hídrico en muchos lugares pasa ser amenazado», señala Beatriz Bustos, profesora asociada del Departamento de Geografía de la Universidad de Chile. Tal es el caso de la comuna de Las Cabras, en la Región de O’Higgins, que en el último tiempo ha sufrido las consecuencias por la parcelación de sectores que tienen especies nativas como quillay, boldo, peumo y pataguas. Hace un tiempo comenzaron las subdivisiones para un proyecto inmobiliario llamado Pilares Verdes, que implica la venta de parcelas que parten desde los $15 millones, cuyos trabajos de intervención en estos predios alertaron a vecinos. «Aquí no hay un plan de manejo, toda la deforestación que hicieron es asquerosa», denuncia Alfredo Valenzuela, residente del sector.

Tags:

Deja tu comentario