{"multiple":false,"video":{"key":"bHygYQ","duration":"00:05:47","type":"video","download":""}}

Continúan las repercusiones por la denuncia que realizó el ex comisario Germán Vásquez contra el director de la Policía de Investigaciones, Héctor Espinoza, a quien acusan de haber comprado un auto de lujo con recursos de la institución para uso personal.

Y es que el vehículo marca Hyundai, modelo Génesis,fue adquirido por $61 millones, cuando en el mercado su valor era de $40 millones. Compra que se hizo a la empresa Grisolia, cuyo dueño sería cercano al máximo jefe de la institución.

Lee también: Revelan que director de la PDI adquirió lujoso vehículo con recursos de la institución

Contraloría reparó que no se realizó un análisis comparativo en el mercado, añadiendo que no se ven elementos de seguridad que lo separen de otros modelos del mercado que pudieran elevar su precio, como el blindaje.

Pero eso no es todo, ya que el propio Vásquez y otros funcionarios acusan que existe un red de protección de superiores, miembros de la masonería, que evitaría se investiguen este tipo de denuncias contra la jefatura.

“Cuando uno denuncia a jefes que pertenecen al grupo del director, en este caso que es la Logia masónica, es imposible que uno pueda obtener ayuda de los mismos jefes, porque se van a proteger entre ellos”, sostiene el ex comisario.

Por otra parte, sentencia que “ese vehículo está sobrevalorado. Es paradójico que él prefiera un vehículo de lujo y los funcionarios estén allanando casas con chalecos vencidos y cascos de balas malos”, añade Vásquez.

Y es que según el organismo contralor, hay un déficit de casi 8.500 chalecos antibala y cascos balísticos. Además, de esa indumentaria existente detectaron que 4.800 de ellos están vencidos.

Para la realización de este reportaje, el director de la PDI no quiso hablar con CHVNoticias.cl.

Actualmente la compra es investigada por la Subdirección Administrativa de la PDI que depende del propio Espinoza, quien es profesor de ética de la escuela, pese a que habría sido sancionado, lo que no impidió que llegara a la máxima jefatura.

En 2015 el Senado había pedido la hoja de vida de todos los comandantes en jefe y directores generales de las instituciones de fuerza y orden y la única institución que se negó a entregarla fue la PDI.

Tags:

Deja tu comentario