{"multiple":false,"video":{"key":"czsNP4wzNfG","duration":"00:08:44","type":"video","download":""}}

“Aquí debería estar el Río Colina”. A 50 minutos del centro de Santiago se encuentra una de las zonas golpeadas por la mayor sequía de la historia. No obstante, en el sector de las compuertas, el cauce del río posee aguas que discurren en su curso, sin embargo 8 kilómetros más abajo se aprecia una zona totalmente árida afectando a las comunidades del sector. En ese sentido, familias denuncian que mil litros cuestan 8 mil pesos y tienen que utilizar al menos 2 mil litros a la semana por familia. Los locatarios reciben el agua en camiones aljibes y relatan que las duchas no pueden superar los 3 minutos y que para lavar la loza deben realizar un verdadero ritual para reducir el consumo. Por años les han dicho que la falta de agua es por el cambio climático, pero no sería el único factor que explicaría su ausencia. Julio Salas, abogado denunciante advirtió que la falta de agua es debido a la sobreexplotación que empresas realizan: La minera Anglo American y la agroindustrial Chacabuco. En ese contexto, lo que más molesta a los habitantes de Peldehue, Colina y Quilapilún Alto es que el Estado los ha condenado a esta situación, ya que es el Ejército de Chile el dueño de los derechos de agua, no obstante, los recursos hídrico son arrendados a la empresa agroindustrial Chacabuco.

Tags:

Deja tu comentario