{"multiple":false,"video":[]}

No va más. Mauricio Rojas, el polémico hombre de confianza de Piñera, renunció a su cargo como ministro de Cultura, en medio de una tremenda polémica tras sus declaraciones donde afirmaba que el Museo de la Memoria era una “versión falsa de la historia de Chile”, según informó CNN Chile.

Tal fue el revuelo que causaron las palabras del designado jefe de cartera, que el Ejecutivo aceptó su renuncia y de inmediato fue nombrado su reemplazo. El encargado de hacerlo fue el mismísimo presidente Sebastián Piñera quien, mediante una conferencia de prensa, indicó no sólo la salida de Rojas, sino también la asunción de Consuelo Valdés Chadwick como nueva titular de la cartera.

Al respecto el diputado de la UDI Jaime Bellolio, señaló en entrevista con Última Mirada que, este hecho “fue un grave error, no solo porque algunos lo pueden criticar, sino por varias razones dijo”.

“Uno no puede decir que el Museo de la Memoria en Chile es producto de un invento, es producto de un acto de mala fe de quienes lo fundaron y por tanto es un montaje”, aseveró.

Respecto a las declaraciones de personeros de su sector, que señalaron que existen “vetos contra ministros de Estado”, tal como lo hizo la presidenta de su partido Jacqueline Van Rysselberghe, quien además agregó que se debe contar “la historia completa” de lo ocurrido en Chile en 1973, Bellolio dijo que este museo “no pretende dar un análisis historiográfico de lo que pasó antes y lo que pasó después, sino  que está destinado a preservar la memoria de quienes fueron violados sus derechos humanos”.

“Hemos vuelto a hablar de algo que es importante, sobre derechos humanos, si estos son universales o no, si cuando se violan en otras partes del mundo lo sentimos nosotros mismo”, dijo, agregando que si su sector “no es capaz de hacer una reflexión sobre el pasado, para luego condenar cualquier violación a los derechos humanos, decir que no se justifican jamás moralmente, entonces seguiremos dándole toda la ayuda a la izquierda, cuyo único tema de unión es el pasado porque no tienen proyectos a futuro”.

“Mientras nosotros sigamos mirando para atrás, sigamos diciendo que hay una manera de explicar las violaciones a los derechos humanos en Chile, por el contexto, significa que no podemos avanzar” en esta materia, dijo.

 

Tags:

Deja tu comentario