{"multiple":false,"video":{"key":"yewTqe13dSy","duration":"00:07:40","type":"video","download":""}}

“Éramos mejores amigos. Salíamos mucho juntos de fiesta, nunca jamás hubo ninguna insinuación de nada. Y cuando él corroboró que yo ya no estaba despierta, mete la mano bajo mi polera, abre el sostén, hace tocaciones. Y recuerdo el movimiento en el que se saca los pantalones“.

“Son dos recuerdos. Estaba en la disco bailando muy alegre. Y el segundo recuerdo es que despierto en la pieza y él estaba encima mío. Mi mejor amigo“.

“Aparece su cara, se acerca y después la siguiente imagen que tengo fue cuando me estaba violando“.

Estos son sólo tres relatos de abusos sexuales. En sus casos, Valentina, Ivonne y Vivian denuncian que se han tenido que enfrentar a un doble abuso: el sexual cometido por sus agresores y el de la desidia del sistema judicial.

Lee también: Detienen a hombre por abuso sexual contra menor durante una transmisión en vivo

Javiera Donoso, psicóloga experta en abuso sexual y reparación emocional, señala que “es sumamente violento”, pues “se les piden ciertas condiciones para poder ser víctimas creíbles“.

Vivian asegura que su primera decepción en el caso que llevaba adelante fue la jueza. “Ella dijo que todo lo que me había pasado era solamente una cosa de autoestima“, afirma.

“Cuando vi lo de Antonia (Barra), fue como una conexión con otra víctima, que finalmente es inexplicable porque una se sintió así, también pasé por eso… lo intenté… suicidarme“, dice por su parte Valentina.

Luego que ella despertara junto a su agresor, tomó una foto, sabiendo que debía asegurarse de tener pruebas de lo ocurrido. Acudió a Carabineros, entabló la denuncia, Fiscalía iniciaba un largo camino para investigar e inexplicablemente su alcoholemia pasó durante un año en el hospital base de Valdivia, sin que se recogiera la muestra.

Valentina y una amiga crearon el sitio web Sacar La Voz para romper los temores de las víctimas, en el que llenan un formulario para denunciar las fallas del sistema. Entre las principales negligencias denunciadas por quienes acudieron a este sitio, la falta de confianza por el sistema judicial es el argumento que más se repite.

Lee también: Mujer mató a su pareja tras años de agresiones: Defensa y Fiscalía piden perspectiva de género en juicio

Impunidad para el agresor

Ivonne es una de ellas. “Entrego 15 antecedentes a la investigación y un mes y medio después me cierran la causa“, cuenta. La joven nutricionista había recopilado todas las evidencias de la traumática experiencia que sufrió tras una fiesta.

Conversaciones entre sus amigos dan cuenta que ella se encontraba en un profundo estado de ebriedad. Además, se lee cómo discuten sobre lo confiable del amigo que se la llevaría a su casa. “Sobrio debe ser 100% digno de confianza, pero con copete lo dudo“, dice uno de los mensajes.

Sin saber cómo llegó a la habitación, sólo recuerda que al recobrar la conciencia él se encontraba encima de ella.

Por parte de su agresor, no existe en ningún momento una negación de que hubiera ocurrido. De hecho, él mismo le reconoce a la propia Ivonne: “Creo que lo abordé de muy mala manera, no había pensado bien. No me di cuenta de lo que te estaba pasando en profundidad, lo vi como algo pasajero y ahora me di cuenta que no“.

Ahora, el fiscal nuevamente querría cerrar la causa mediante una salida alternativa: suspensión condicional del procedimiento. Esto significaría que durante un año el agresor no podría cometer delitos, pues de lo contrario se reactivaría la causa. Tras cumplir dicho periodo de tiempo, todo quedaría en el olvido.

Lee también: “Creo que se sintió culpable por su infidelidad”: Las declaraciones de Martín Pradenas por suicido de Antonia Barra

Culpable por beber alcohol

En el caso de Vivian, salía de su turno en el Hospital del Trabajador cuando participó de un almuerzo con colegas. Entre ellos, un reputado médico cirujano a quien no conocía. Tras la comida y algunas copas, sumados a los antidepresivos que consumía, asegura que se “borró”.

“Yo escucho que alguien me llama y entra al baño. Yo estaba en el suelo, porque creo que me había quedado dormida. Entraba, me recogía y la siguiente imagen que tengo es esta persona detrás mío… Son segundos los que recuerdo, pero recuerdo la penetración. Esos tres segundos que recuerdo fueron de cuando me estaba violando“, relata.

La Fiscalía solicitó una audiencia para no perseverar en el caso de Vivian, pero en esta instancia el tribunal encabezado por la jueza Alicia Rosende decretó el sobreseimiento del imputado. La sorpresa de la joven vendría tras oír los audios de la jueza: “Pero ella es médico, tiene que haber sabido todo eso… las consecuencias de ingerir alcohol“.

“No podemos pensar que esto es responsabilidad de la víctima. Es una responsabilidad del agresor que se aprovecha de la vulnerabilidad de la víctima“, indica la psicóloga Javiera Donoso.

Lee también: Detienen a hombre acusado de violar a ocho mujeres: Las contactaba por redes sociales y usaba un seudónimo

La Corte Suprema envió una sugerencia a los tribunales para que decretaran fallos con perspectiva de género. Pero la misma corte en fallo dividido respaldó la decisión de la jueza Rosende, sobreseyendo al médico denunciado por Vivian.

Por lo ocurrido judicialmente en su caso, Vivian presentará una denuncia contra el Estado de Chile ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

En el caso Valentina, Fiscalía reformalizará al imputado, que es un alférez del Ejército.

Asimismo, Ivonne lucha para que su causa no sea cerrada.

El lunes, la organización que las une sacará la voz ante la Cámara de Diputadas y Diputados para presentar una serie de casos que demostrarían las fallas del sistema, ad portas de la votación del proyecto de ley Justicia para Antonia, cuyo testimonio abrió desde la tumba la violencia sexual ejercida contra las mujeres.

Tags:

Deja tu comentario