Por Julio Sánchez
{"multiple":false,"video":{"key":"oVeFkWepfx","duration":"00:10:10","type":"video","download":""}}

“Así estamos acá, sin agua”, lamenta Verónica Vilches, quien ha vivido gran parte de su vida en la comuna de Cabildo, provincia de Petorca. Hoy, esta zona es la cara visible de la escasez hídrica que azota a parte importante del país. Sólo la región de Valparaíso, donde está inserta esta localidad, presenta un 75% de déficit de precipitaciones.

Petorca en específico, según la Dirección General de Agua (DGA), tiene una baja en las aguas de los ríos de un 80%. La localidad vio como sus humedales se quedaron completamente secos, mismas condiciones en la que se están quedando las napas subterráneas. 

Verónica Vilches es presidenta de un APR, Agua Potable Rural, que abastece de este recurso a sectores donde las sanitarias no llegan. En este caso, a unas mil personas. La fuente de alimentación eran las napas, desde donde extraían el recurso por medio de tres pozos. Hoy, deben comprar agua desde otra localidad, porque las fuentes subterráneas se secaron.

“Depresión” geográfica

Al subir a uno de los cerros se contempla la penosa escena. La escasez de agua entrega su rostro más cruel. La sequedad del predio, contrasta con los otros cientos de hectáreas que colorean de verde una comuna que se pregunta cómo lo hacen, si no hay agua, en teoría.

Carolina Astudillo, con más de 40 años viviendo en el lugar, sentencia que “hace cuatro años, cuando comenzaron a vender los terrenos de los cerros, empezó a bajar el sistema del agua. Por los paltos”. Se refiere, a la gran industria agrícola que llegó con sus plantaciones a la localidad, excluyendo al pequeño agricultor, cuyo impacto es minoritario en la extracción de agua.

Algunas organizaciones acusan directamente a la gran industria de la palta de secar Petorca. Estos, por su parte, culpan al cambio climático.

Secos

En 2004 el río Ligua tenía un alto nivel de agua, pero hoy se convirtió en un desierto. “El río se secó porque le sacaron mucha más agua de la que entra”, sentencia el mediano agricultor, Ricardo Sanhueza. “Se están secando las napas subterráneas y estamos cortando el ciclo del agua. Aquí drenaron los ríos para regar los cerros”, agrega.

“La falta de agua tiene que ver fundamentalmente con este modelo de producción de monocultivo, asociado a la producción de palta hass de exportación”, dice Rodrigo Mundaca, vocero nacional del Movimiento de Defensa por el acceso al Agua, la Tierra y la Protección del Medioambiente (Modatima).

Paltas versus agua

“Un árbol de palto en régimen de producción, requiere en promedio 200 litros de agua diario. Estos, se riegan aproximadamente unas tres veces a la semana. Es decir, 600 litros a la semana por árbol”, explica Rodrigo Mundaca.

Viento Norte Limitada es una de las empresas de la zona y producen paltas a gran escala. Ignacio Álamos, representante y socio de la firma, explica: “Esos pozos estaban secos antes (de que llegáramos). No han hecho la pega de hacer grandes profundizaciones”.

“Nosotros no tuvimos nada que ver con que a ellos se les secara el pozo. Eso ocurrió en la provincia entera”, sentencia Álamos.

Agrícola Viento Norte registra, según fiscalizaciones de la Dirección General de Aguas, tres multas por extraer este recurso de forma ilegal este año. Cada una de las infracciones asciende a unas 984 UTM, que en total llegan a $147 millones aproximadamente.

“Todos roban agua”

Juan Zenteno tiene un predio de 5 hectáreas. La mayoría de ellas son cultivos de paltas y a pesar de ser una producción ínfima del fruto en comparación a la de la gran industria de paltos de la zona, también fue multado por sacar agua.

“Me pillaron sacando 2 litros (por segundo), y este pozo tiene inscrito 1 litro”, se excusa y explica que nunca tuvo la intención que robar agua. Fue solo desconocimiento

“Acá todos roban agua, grandes y chicos. Pero el impacto se ve en los más grandes, pues ellos han plantado los cerros. Aquí el robo de agua es de los grandes empresarios, sacan mucha agua”, acusa Zenteno.

Además de Viento Norte y Juan Zenteno, otras grandes empresas han sido multadas por la DGA, pero todos los expedientes siguen abiertos y están en proceso de reconsideración, o apelación por parte de los afectados. 

En lo que va del año, se han abierto 21 expedientes por presuntas infracciones referentes a robo de agua. La mayoría se atribuye a grandes y medianas empresas productoras de paltas de la zona de Petorca.

¿La palta seca Petorca?

Actualmente la Dirección General de Aguas tiene 52 fiscalizadores para un total de 3.300 pozos a fiscalizar en todo el país. “Aunque triplicásemos el número de fiscalizadores, el universo sigue siendo demasiado grande”, explica Óscar Cristi, director de la entidad gubernamental.

Por lo mismo, ya han aplicado tecnología como drones y otros elementos satelitales para monitorear que los que tienen derechos agua, saquen de las napas sólo lo que tienen autorizado.

El Comité de la Palta de Chile argumenta que “la crisis hídrica que afecta a la región de Valparaíso y a la provincia de Petorca, se debe a la prolongada y profunda sequía causada por el cambio climático”.

Además, explicaron que han invertido más de 130 millones de pesos para profundizar pozos de 5 APR de la comuna de La Ligua, y 2 APR en la comuna de Petorca, cuyo beneficio alcanza a 4.600 personas. A raíz de lo anterior, con la evidente falta de agua, cuenta que “en el caso particular de Petorca la superficie de paltos ha bajado en un 30% y se estima que podría llegar a disminuir hasta un 50%”.

Tags:

Deja tu comentario