Por Marta Escalona
{"multiple":false,"video":{"key":"czkpPfQvSFC","duration":"00:08:22","type":"video","download":""}}

El escándalo del agua potable en Osorno no es el primero que afecta a la sanitaria Essal. En la región de Los Lagos son conocidos otros casos de contaminación, particularmente en las localidades de Los Muermos y el Lago Llanquihue, donde recuerdan el papel que jugó la empresa. Situación que hoy tiene formalizado a uno de sus ejecutivos.

David Subiabre es un agricultor de Los Muermos que asegura que “desde que llegó Essal y comenzó a desaguar sus conductos al río, ha sido problemático para los animales”.

Sus vacunos tomaron agua de un estero contaminado. En su campo aún hay restos de los animales que murieron, a los que él mismo debió sepultar. Experiencia que también vivieron otros parceleros de la zona.

No se puede usar esa agua, la del río. Para los vacunos menos, le damos así en estanque no más. Además que los animales esa agua no les gusta,  porque tiene otra contaminación”, detalla uno de los trabajadores.

El principal estero del pueblo era la fuente de agua para animales y el regadío, pero ahora recibe descargas de alcantarillado sin tratar, provenientes de la planta de Essal y así lo estableció el Ministerio Público.

El fiscal Jaime Aguayo explicó a un equipo de Reportajes de CHV Noticias que “utilizaban los aliviaderos de tormenta y lo que hacen en ese sentido es verter al estero clavito tanto agua tratada, como aguas crudas”.

Lee también: ¿Nieve en septiembre? Aire polar podría llegar a Chile debido a raro fenómeno climático

Expertos de la Universidad Austral de Valdivia y de la Brigada de Delitos ambientales de la PDI sustentan gran parte de la investigación y lograron constatar “mortandad de peces, mortandad de animales, contaminación de las  napas subterráneas, los pozos no se podían utilizar“.

“En el fondo, el estero Clavito se transformó en un foco infeccioso para la salud humana y también para la salud animal”, según relató el representante del Ministerio Público en Los Muermos.

Primer juicio contra ejecutivos

El fiscal acusó a la gerente de operaciones de la planta de Essal en Los Muermos, Paula Hormazábal, y al gerente general de Los Lagos, Hernán König, quien ya no está en el cargo.  Ambos deberán enfrentar un juicio oral en su contra.

“Las personas que están formalizadas son quienes toman las decisiones que hacen operar la planta de esta forma y que en el fondo permiten que se produzca la contaminación”, apunta Aguayo.

Lee también: Las mafias de los vertederos ilegales: El lucrativo negocio que pone en riesgo la salud de la población y al medioambiente

König podría ser formalizado, además, por las descargas de coliformes fecales realizadas al lago Llanquihue en el verano de 2017. Esa  investigación la tiene el mismo fiscal Aguayo, quien aseguró que “se logró pesquisar que la contaminación se produce exactamente de la misma forma, por la apertura de aliviaderos de tormenta en época en que no era necesario”.

“Estamos hablando de la misma persona que es gerente general décima región y que tiene a su cargo las plantas de tratamiento de aguas servidas de puerto varas y Los Muermos”, agregó.

El fiscal cuenta ahora con un antecedente de peso. El Tribunal Ambiental acaba de condenar a la sanitaria Essal por la contaminación ocurrida en el Llanquihue. Algo que celebra la comunidad de Puerto Varas.

El factor lluvias

El fallo del Tribunal Ambiental ordenó a Essal disminuir las descargas de aguas servidas al lago Llanquihue. La empresa advierte que son las aguas lluvias las que terminan haciendo colapsar el sistema.

El abogado Julio Lavín, por parte de Essal, asegura que “el problema que existe en Puerto Varas es que existe una infiltración grande de aguas lluvias. Lo mismo que pasa en Panguipulli“.

El Estado de Chile tenía esta idea de separar las aguas y así lo hizo y le encargó al Ministerio de la Vivienda y de Obras Públicas hacer la infraestructura de aguas lluvias y hasta la fecha va muy atrasada y no se ha hecho, llevamos más de veinte años”, sostuvo.

Finalmente, detalló que “cuando llueve la situación inunda el sistema de alcantarillado y es por filtración en la napa, por filtraciones que tienen las conexiones propiamente tal, por lo tanto crece el volumen que lleva el alcantarillado y ese no es capaz de ser elevado, ese es el aumento que se hace”.

Lee también: ¡Temporal sobre el sur del país! Anuncian vientos de hasta 100 kilómetros por hora

En tanto que Ramón Bahamondes, alcalde de Puerto Varas, aseguró que las aguas lluvia son un factor importante y responsabiliza al Estado, ya que “concesionó  y no cumplió con separar aguas lluvias de aguas servidas que es lo que está concesionado. Y en eso Essal tiene razón”.

Las aguas lluvias son un problema real, pero también hay que recordar que Essal hizo 15 descargas de aguas servidas en pleno verano del año 2017, el periodo de menos lluvias.

Ante la pregunta de cómo explican que en febrero se hayan abierto 15 veces los aliviaderos, el abogado de Essal responde que “no le puedo decir porque no soy experto sanitario, pero esa es la realidad“.

Entonces si el factor son las aguas lluvias y en febrero no hubo una cantidad de aguas lluvias ¿cómo uno se explica la apertura de los aliviaderos, día por medio?

“Es una realidad del funcionamiento que existe en el sector. No conozco el  detalle preciso de todos los días abiertas las aguas lluvias“, añadió.

Un profesor al rescate del estero

Luis Blanco es profesor de Ciencias Naturales y enseña a sus alumnos sobre la importancia de preservar el agua. “Hay muy poca agua dulce disponible para que el ser humano la pueda utilizar”, sostiene.

El mismo profesor, también concejal de los Muermos, fue quien denunció la existencia de dos ductos que salían desde la planta de Essal directo al río Clavito. Hoy sospecha que las aguas no están 100% tratadas y siguen llegando al río.

En época del verano, el caudal casi es 100% de las aguas que provienen de la planta, entonces cualquier alteración físico-química del agua va a afectar enormemente el ecosistema acuático hacia aguas abajo”, puntualiza.

Los animales de los parceleros ya no toman agua del río. En esta época se abastecen de aguas lluvia. Mientras que en verano, deben acudir al agua potable. “No queda otra para que se puedan satisfacer de una agua más saludable. Los ríos eran sanos, pero ya con este asunto los ríos ya se enfermaron. Murieron los pescaditos y todo lo que había en el río”.

Los pagos de Essal

Durante la investigación del Ministerio Público, algunos querellantes desistieron. El fiscal asegura que “Essal le pagó una alta suma de dinero y él (un querellante) se desistió de su querella. Hubo pago y ese fue el motivo del desistimiento de su querella. Aproximadamente 35  familias también se les entregó agua gratis por el lapso de 15 años”.

Algo parecido ocurrió en Panguipulli. Una demanda del Municipio ante el Tribunal Ambiental terminó con un arreglo. La sanitaria, entre otras cosas, se comprometió a ampliar su capacidad de  tratamiento de aguas servidas con el objetivo de evitar las descargas al lago.

Lavín, el abogado representante de Essal, explicó que “se propuso una conciliación muy parecida en los términos, con Puerto Varas”.

Eso sí, subraya que la empresa lo “soluciona no siendo su responsabilidad“, ya que “está en una condición que tiene que buscar caminos de una alianza público privada y eso es lo que está haciendo“.

Crecimiento de la ciudad 

Aunque la cantidad de habitantes en Puerto Varas ha aumentado en un 30% durante los últimos 25 años, Essal asegura que su planta sigue dando abasto para tratar este aumento del volumen de las aguas servidas.

Incluso sostienen que al menos un 10% de la capacidad de la planta está libre. Claro que en ese cálculo no entran los más de 200 clientes que, en Puerto Varas, están conectados ilegalmente al alcantarillado y que podrían ocupar o incluso, sobrepasar, la capacidad de la planta.

Las multas

En los últimos cinco años, la Superintendencia de Servicios Sanitarios ha aplicado 13 procesos sancionatorios contra Essal. En menos de la mitad de ellos la empresa a ha terminado pagando multas millonarias.

Lo anterior no ha impedido la contaminación  del Lago Llanquihue ni de el Estero El Clavito, cuyo aporte a la vida es y será incalculable.

Tags:

Deja tu comentario