{"multiple":false,"video":{"key":"oUTyoPsSdy","duration":"00:05:54","type":"video","download":""}}

Desde el comienzo de la Reforma Procesal Penal han sido decenas los atentados en Chile, unos con consecuencias más graves que otros y algunos fallidos con lesiones irreparables para sus autores, incluso con víctimas fatales.

Y pese a que el atentado explosivo de este 4 de enero en un paradero del Transantiago que dejó 5 personas lesionadas fue calificado como terrorista por el Gobierno, en nuestro país existe un solo caso desde el inicio de la reforma Procesal Penal en que la Fiscalía pudo acreditar esa tipificación: Se trata de la detonada en el subcentro de la estación Escuela Militar del Metro.

Este hecho ocurrió el 8 de septiembre de 2014 que dejó a 14 personas con lesiones de diversa gravedad y traumas acústicos.

Por este caso y el atentado ocurrido días antes en la estación Los Dominicos del Metro, se condenó a Juan Flores Riquelme a 23 años de cárcel.

En septiembre de 2014, Sergio Landskron transitaba por el barrio Yungay cuando encontró un extintor botado que le llamó la atención, tras recogerlo y transportarlo unas cuadras, el artefacto detonó causándole la muerte.

En un principio se le vinculó a la víctima con grupos anarquistas, pero finalmente se descartó su implicancia.

El 22 de mayo de 2009 se produjo uno de los incidentes más graves durante la instalación de un artefacto explosivo. La mala manipulación de extintor con pólvora negra que iba a ser puesto en la Escuela de Gendarmería en calle Carmen, Santiago, costó la vida de  Mauricio Morales, quien por razones que se desconocen, perdió el control de la bicicleta en que iba, produciéndose la detonación que le causó el deceso en el lugar.

 Lee también: “Tomamos la absoluta responsabilidad”: Grupo eco terrorista publicó video del supuesto artefacto explosivo

El 01 de junio de 2011, otro anarquista, Luciano Pitronello, salvó de la explosión, pero quedó con graves mutilaciones en su cuerpo.

El tribunal desestimó que se tratara de un atentado terrorista condenándolo solo por porte de bomba y tenencia de explosivos a una pena de 5 años en libertad.

El 13 de enero de 2017 el objetivo fue el entonces Presidente del directorio de Codelco, Óscar Landerretche, quien abrió junto a su asesora del hogar un paquete que tenía como remitente una universidad, el cual detonó dejando con lesiones a ambas personas.

Este atentado que nunca fue aclarado, se lo habría adjudicado un grupo ecoterrorista al igual que la explosión de este viernes 4 de enero.

Lee también: Explosión en Vicuña Mackenna: Gobierno se querella por delito terrorista

Tags:

Deja tu comentario