{"multiple":false,"video":{"key":"yfhqeWH5mXo","duration":"00:15:06","type":"video","download":""}}

Hace casi 15 años que la Policía de Investigaciones desbarató uno de los clanes de la droga más grandes y poderosos de nuestro país, los llamados “cara de jarro”, que son considerados los precursores del narcotráfico actual en Chile. Estos tenían una estructura familiar, que incluía un abogado, un contador y un potente brazo armado. Con el paso de los años, según los expertos, los grupos delictuales, que tuvieron como referente a la banda mencionada, han modificado su manera de actuar y eso hoy hace más difícil capturarlos. El crimen organizado ha evolucionado hacia una profesionalización de los narcos emergentes, que imitaron el poder de fuego de sus antecesores como método para demostrar poder. Estas bandas se han abastecido durante la última década de armamento de guerra mediante el contrabando marítimo. Por otra parte, contratan servicios de personas para cubrir diferentes ámbitos de la actividad ilícita. Asimismo, las cabezas de estos grupos se han trasladado al barrio alto, para no llamar la atención por los lujos que ostentan. 

Tags:

Deja tu comentario