{"multiple":false,"video":{"key":"czkbhhPkOsO","duration":"00:02:46","type":"video","download":""}}

La historia de las tres hermanas mayores de 65 años, que están sin agua potable hace cinco meses, ha impactado no sólo a sus vecinos quienes le prestan ayuda diariamente, sino que al país.

Teníamos que subir los tres pisos con el agua. Pero siempre había alguien que nos ayudaba y nos subía los tiestos más altos“, cuenta María Eugenia Muñoz, una de las tres hermanas.

La solidaridad de quien les baja agua a través de una manguera, de la residente de al frente que les presta la ducha, de otra vecina que les lava la ropa, son acciones notables, pero no pueden ser permanentes.

Es por eso que las ex alumnas del colegio donde una de las mujeres hacía clases quieren prestar ayuda económica, al igual que otras personas anónimas.

Lee también: Tres ancianas viven hace 5 meses sin agua por mantener una deuda: ¿Es legal cortar este suministro?

Natalia Revilla, ex alumna de María Eugenia, explica que “cuando vimos la entrevista en CHV quedamos súper impactadas y muy triste por la situación que están pasando. Tenemos una página en Facebook donde hay por lo menos mil ex alumnas y todas dispuestas a ayudarlas”.

Les parece insólito que la administradora del edificio les haya cortado el agua en marzo por no poder pagar la cuota de casi $2 millones al contado, tras arreglos del suministro. Aún más considerando que cada una de las hermanas recibe menos de $200 mil al mes.

María Eugenia, una de las tres hermanas lo agradece. “Lo encuentro lindo, les agradezco que hayan llamado, pero no les digo yo, cuando me den el agua vénganme a ver. Eso si se los voy a agradecer. Nosotros queríamos pagar, pero de a poco”.

Lo que ellas quieren es pagar en cuotas. A esta altura los meses de lucha de estas tres hermanas, por volver a tener este suministro básico, parecía ser en vano. En junio acudieron a la municipalidad de Santiago para obtener ayuda jurídica.

Guillermo Soto, director de Desarrollo Comunitario de la Municipalidad de Santiago, explica que “aquí se han tomado decisiones arbitrarias, se ha faltado a la norma, al derecho. Lo que hizo la municipalidad fue mediar con la administradora del edificio, a través de la ley de co propiedad. La citamos en tres oportunidades y nunca concurrió”.

Solamente pudieron orientar y redactar un recurso de protección en la Corte de Apelaciones. Quienes también llegaron al departamento de las adultas mayores en Santiago Centro para prestarles ayuda fue el Servicio Nacional del Adulto Mayor (Senama).

“Al no tener facultades de representar judicialmente, vamos a entregarles la representación judicial a las tres adultas mayores a través de la Fundación Integral de la Familia que las va a representar dentro de esta causa”, detalla la abogada de Senama, Giselle Gutíerrez.

Un trámite que podría agilizar la causa y así tener el agua de vuelta lo más pronto posible.

En tanto que la administradora del edificio no quiso acceder a las preguntas del CHV Noticias. Misma persona que, según la Municipalidad de Santiago, mantiene diversas causas judiciales con instituciones privadas.

Hasta ahora, toda una comunidad continúa esperanzada para que cambie de opinión y les de facilidades a estas tres adultas mayores, que lo único que buscan es poder pagar en cuotas los arreglos para poder volver a tener un bien tan básico como el agua.

Tags:

Deja tu comentario