{"multiple":false,"video":{"key":"czoOVQaoFrh","duration":"00:04:00","type":"video","download":""}}

“Las cosas no son tan serias como se dicen”, lamentó Marta León, la madre de Mariana Sepúlveda, desaparecida desde 2008 en Conchalí, al darse cuenta que este miércoles no se realizaban los trabajos investigativos en la casa donde vivió el sospechoso de la desaparición de la joven, Alejandro Eduardo Araya Díaz.

Marta junto a su otra hija, Carolina, llegaron al domicilio en el pasaje Logroño, el que está a cinco casas del hogar donde vivió Mariana, pero en la jornada no se realizaron trabajos de búsqueda.

Lee también: Reactivan investigación de joven desaparecida en 2008: Excavarán casa de hombre que vecinos dicen la acosaba

No hay mucho interés en el tema, otra cosa no se puede decir“, comentó la madre, quien añadió que “la historia se repetirá si las cosas no se hacen bien”.

“Tengo rabia, tengo pena, tengo angustia, sé que es súper difícil transmitirlo, pero la gente tiene que entender que nosotros llevamos 12 años esperando a la Mariana“, expresó Carolina.

“Cerrar el ciclo”

Los antecedentes que hoy reactivan la investigación para encontrar a Mariana ya estaban en el expediente del caso hace años. De hecho, la propia abogada de la familia, Fabiola Aliante, dice que le entregó información sobre el presunto responsable de la desaparición al fiscal Marcelo Cabrera.

Mariana no le importó a nadie, no hicieron los trabajos como correspondían, las pericias fueron malas”, cuestionó Aliante, quien detalló que “recabamos mas antecedentes, se los proporcionamos al fiscal porque era eso lo que él quería y aun así estaba reacio a hacerlo, no se entiende que no tenga la deferencia de decirle lo que está pasando a la familia y que se tengan que enterar por externos a la investigación y no por él”.

Por años la desaparición de Mariana se investigó como un supuesto abandono de hogar, pero a un par de casas estaba Alejandro Araya, un sujeto que tiempo después de la desaparición de la joven fue condenado por violación reiterada en contra de su nieta. Incluso su propia familia dijo que el condenado sí conocía a Mariana, algo que él había negado.

Carolina declaró que “quiero creer que en la Fiscalía están trabajando en base a que la persona que se está apuntando haya entregado alguna declaración o alguna información importante que nos haga por fin cerrar este ciclo y encontrar a mi hermana”.

“Que las cosas se hagan bien”

El lunes los actuales arrendatarios del domicilio donde vivía Araya lo abandonaron para que se realizaran las pericias. Efectivos del Servicio de Encargo y Búsqueda de Personas y Vehículos llegaron con al menos tres trabajadores que comenzaron con las excavaciones.

La abogada de la familia expresó que “sin desmerecer a las personas que puedan estar trabajando ahí, tiene que haber una especialización mayor y una destinación de mayores recursos para poder dar con los indicios o el cuerpo de la niña”.

Lee también: Gary Valenzuela, principal sospechoso del femicidio de Norma Vásquez, quedó en prisión preventiva

Marta, la madre, sinceró que “lo único que uno espera y quiere en este momento, ya que se está haciendo algo en la casa, es que hayan personas especializadas en la búsqueda“.

En tanto, Carolina aseguró que “lo que estamos buscando ahora es que las cosas se hagan bien y que si se entró a esa casa no se pierda la posibilidad de hacer bien la pega”.

Desde la Fiscalía Centro Norte se restaron de emitir declaraciones por tratarse de una investigación de carácter reservado.

Tags:

Deja tu comentario