{"multiple":false,"video":{"key":"b4AUW5e3RJ","duration":"00:04:25","type":"video","download":""}}

“Nunca pensé que ese día iba a ser el último en que lo iba a ver. El gobierno se tiene que hacer cargo y preocuparse de los trabajadores como Pablo”. Así comenzó su relato Andrea Lobos, esposa de Pablo Valdés, el hombre de 36 años asesinado en un asalto mientras realizaba su trabajo como repartidor de Starken. Por lo mismo, la familia está pidiendo regulaciones laborales para este tipo de trabajadores, y que cuenten con seguridad social. Camila Valdés, hermana del repartidor asesinado, indicó que la idea “es visibilizar el dolor para llegar a generar cambios, que Pablo sea un pie para que sus compañeros de trabajo no pasen por esto, no vivan lo que nosotras estamos viviendo, que tengan un seguro y puedan trabajar en paz”.

Tags:

Deja tu comentario