Soñaban con su casa. Algunos pagaron con cuotas, otros lo hicieron al contado y muchos se endeudaron. Pero de un día para otro, todo fue una pesadilla. Los materiales no llegaban, sus viviendas no se construyeron y los trabajadores de la empresa que debía cumplir este anhelo paralizaban porque no les pagaron los sueldos. Hay decenas de casos que apuntan como responsable a la empresa de casas prefabricadas Los Robles.

“Encontramos que comprar una casa prefabricada era la opción más barata que teníamos y nos salió más caro al final”, cuenta Claudio Musa, quien compró una parcela en Buin con el fin de hacer crecer a su familia. Su casa nunca llegó y hoy solo cuenta con el radier en espera de una respuesta.

Las denuncias que llegaban al Sernac se multiplicaban rápidamente llegando a 71 solo en el mes de diciembre y más de 160 durante el año 2019.

Conocimos casos de personas que se agruparon en redes sociales para denunciar un presunto incumplimiento de contrato. Solo en un grupo de WhatsApp contactamos 147 familias afectadas que entregaron a la empresa Los Robles más de $400 millones.

Lee también: ¿Funciona la autoexclusión de los casinos? Pusimos a prueba el sistema

El Sernac intentó contactar a los representantes de la empresa para que respondieran, pero nadie atendió sus requerimientos, por lo que denunciaron a Los Robles a la justicia por infracción a la ley del consumidor.

Para Catalina Opazo la historia es un poco diferente. Le llegó una parte de su casa, pero a mitad de camino la empresa no apareció en su terreno, dejando la obra abandonada. Ella denuncia que “parte de los materiales ya venían en mal estado, pero ya van 3 meses que las casas están expuestas a las lluvias y el sol le ha pegado muy fuerte”.

Y los afectados no sólo son los clientes de Casas Los Robles. Los propios trabajadores acusan sueldos impagos desde hace meses y nadie les responde. “Me deben todo el sueldo de noviembre a diciembre. Nosotros ya pusimos una constancia en la inspección del trabajo, una demanda, pero siguen abriendo y quieren seguir vendiendo. ¿Quién les va a fabricar, si a los trabajadores no les han pagado?”, explica Diego Ramírez, ex trabajador de la empresa.

Casas Los Robles es una empresa que lleva 10 años funcionando en Chile y cuya dueña y representante legal es Claudia Margarita Neira Lopez, quien tiene al menos 15 demandas en su contra, principalmente de prestadores de servicios para construir las viviendas prefabricadas.

Lee también: “Nos echaron por ser lesbianas”: Pareja denuncia que fueron discriminadas en local de sushi

Este lunes, más de 100 personas se reunieron a fuera de la empresa a exigir una respuesta. Al interior del recinto, un ingeniero se presenta como el nuevo gerente de Casas Los Robles. En realidad, según él mismo nos cuenta, fue designado por un grupo empresarial que pretende comprar la empresa y hacerse cargo del problema.

El nombre del nuevo gerente es Rodrigo Urcelay y en su primer día de trabajo conversó con CHV Noticias: “Hay entre 400 y 500 casas que se deben. No sé la lista exacta y tengo que juntarme con esa lista que la tiene la antigua administración. Cuando yo tenga una lista más exacta de cuántas casas son, vamos a salir a comprar esas casas al mercado”.

Tags:

Deja tu comentario