{"multiple":false,"video":{"key":"oUWN6hgRoY","duration":"00:09:10","type":"video","download":""}}

Grindr es una popular aplicación de citas destinadas a las personas homosexuales, sin embargo, tras los match y likes, algunos usuarios esconden segundas intenciones que están lejos de ser esos: una red de microtráfico.

Yo las compro en ocho mil pesos y las vendo en trece”, afirma el vendedor que, con un rápido movimiento de manos, le entrega las pastillas de éxtasis a la investigadora del equipo de reportajes de CHV Noticias, con quien acordó un punto de encuentro a través de la app de citas.

Junto con asegurar que sus proveedores son colombianos, el mismo hombre apunta que “mis clientes no me reclaman, dicen que son buenas”. La transacción finalmente no se llevaría a cabo, ya que se incurría en un delito, por lo que la investigadora le dijo que le habían robado la billetera.

Hasta hace algunos años los esfuerzos policiales para combatir el microtráfico se circunscribían principalmente en las poblaciones periféricas de la Región Metropolitana, pero ahora eso parece ser insuficiente. Aplicaciones como ésta, y otras, son usadas para encubrir transacciones de drogas.

Lee también: Los castigaron sin recreo: Investigan grave denuncia por bullying y acoso contra niño de cinco años en colegio

Cualquiera puede hacerse un perfil en la aplicación. No pide verificar correo, es muy fácil”, comenta una usaría de esta red social, que añade que en los perfiles hay un “lenguaje en código para la venta de cada tipo de droga”. Lenguaje del que muchos ya están al tanto.

Otro usuario detalla que, por ejemplo “cualquier tipo de (emoji de) planta (en el perfil) significa que se vende marihuana. Las baterías son conocidas como pilas y corresponden a éxtasis, hay narices para cocaína y pastillas para alucinógenos”.

Al abrir un perfil en Grindr, se puede ver a cuántos metros se encuentra la otra persona median un sistema de georreferenciación. Para comprobar cómo funciona, el equipo de reportajes creó un perfil falso en Providencia, mismo lugar donde se activó. En menos de cinco minutos tenemos acordada una compra de éxtasis en pleno centro de la comuna.

Un menor de edad, escolar incluso, puede hacerse un perfil y comprar”, asegura un usuario de Grindr.

Lee también: La Florida deberá indemnizar a familia de guagua que terminó con fractura de cráneo durante simulacro en Cesfam

Advierte, además, que “puede ser peligroso porque se comparte este modo de asalto a Uber, de que yo concreto una junta con alguien y el asalto es en un lugar poco visto”.

La unidad Microtráfico Cero de la Policía de Investigaciones ha realizado 25 operativos destinados a capturar a vendedores que usan esta app como plataforma para comercializar diferentes tipos de droga.

Entre varios se juntan y arriendan un departamento donde van a guardar las dosis que van a ser comercializadas. Desde ese punto salen a venderlas a los lugares cercanos de ese lugar”, afirma el jefe de la unidad policial, subprefecto Mauro Mercado.

Para combatir esta nueva forma de tráfico, una delegación de la PDI podría viajar en las próximas semanas a California para reunirse con los administradores de la red social, que tanto en Chile como en otras partes del mundo expandió el microtráfico a cualquier esquina del país.

Tags:

Deja tu comentario