Por Alejandro Vega
{"multiple":false,"video":{"key":"cztoijn6kWW","duration":"00:17:09","type":"video","download":""}}

El sorpresivo vuelco en caso de la subinspectora de la PDI, Valeria Vivanco (25), generó una ola de interrogantes sobre el operar de los policías de investigación. Frente a esto, el inspector Hans Kay, rompió el silencio y reveló que su propio colega le disparó por la espalda.

El inspector Hans Kay alcanzó a trabajar durante dos años como miembro de la Brigada Antinarcóticos y Contra el Crimen Organizado (BRIANCO) de la PDI. Su último operativo fue el 10 de marzo del 2017, en Alto Hospicio, mientras seguía, junto a su equipo, los pasos de Rodrigo González.

En un operativo antidrogas en Alto Hospicio, el inspector Kay recibió la orden de detener al blanco que portaba un bolso con cuatro kilos de pasta basa. Descendió del vehículo que conducía su colega, el inspector Javier Vidal Isla. 

Lee también: Abuso sexual y violencia psicológica: Las denuncias de las bomberas de Chile que revelan cifras preocupantes

El inspector Vidal, autor del disparo según Kay, declaró que en el operativo: “comenzamos a forcejear junto al inspector Kay para evitar que cerrara la puerta del frotis. En ese instante, escucho dos disparos seguidos e inmediatamente un disparo más. Ahí me doy vuelta hacia la vereda del frente, observando en una casa que se encuentra transversalmente a un sujeto en el balcón, quien estaba portando un arma de fuego y nos estaba apuntando”.

Posteriormente, Vidal continúa: “desenfundo mi arma de servicio y apunto a este sujeto efectuando dos disparos hacia su persona, para luego moverme un poco hacia el domicilio del sujeto, donde nuevamente efectúo un disparo y este tipo realiza un pequeño salgo ingresando al interior del inmueble desde el segundo piso, perdiéndolo de vista”.

Cuatro horas más tarde, la agrupación MT0, que pertenece a la misma BRIANCO, le mostraría al inspector Vidal una foto de Oriel Vergara, al que reconoció como el supuesto francotirador.

Lee también: Los muros que enfrenta la familia de Antonia Barra en la investigación: «Nos damos cuenta que hay irregularidades»

Al igual que en el caso Vivanco, Kay aseguró que el imputado por el homicidio frustrado en su contra, Oriel Vergara, es inocente. 

Desde 2017, Vergara se encuentra privado de libertad en la cárcel de Alto Hospicio. Es el medio hermano de la pareja de Rodrigo González y tiene antecedentes penales por receptación, hurto y tráfico en pequeñas cantidades, pero manifestó que no es un asesino y que no se enfrentaría a tiros con la brigada antinarcóticos.

Por otro lado, el fiscal antidrogas, Carlos González, quien ha trabajado durante varios años de la mano de la BRIANCO, cree que Oriel Vergara es culpable. Aún así, le reconoció a la propia víctima por WhatsApp que la bala pudo provenir del inspector Vidal.

Lee también: Gendarmería allanó la celda de Martín Pradenas: Incautaron pendrives y tarjetas de memoria

El Servicio Médico Legal (SML) de Iquique fue categórico en señalar que las cicatrices satélites en la región lumbar serían consistentes con un disparo de corta distancia: a menos de 80 centímetros.

Este funcionario activo de la PDI fue trasladado moribundo al Hospital de Alto Hospicio, donde no olvida que pudo convertirse en un nuevo mártir de la Institución.»Estaba con los ojos cerrados, me habían quitado toda la ropa y como dejé de pedir ayuda me taparon con una sábana blanca, me taparon la cara y el cuerpo completo, pensaron que quizás había muerto, pero escucho que mi jefe de grupo, el señor Manuel Roman Barahona, que le dice a Cortés que hay que decir que fue un weón del segundo piso el que me disparó», relató Kay.

Posteriormente, dijo: «no sé de dónde pude sacar fuerzas y empecé a pedir ayuda desesperadamente. No iba a permitir que esta verdad se ocultara y que el director general le entregara la bandera a mi mamá».

Kay se reunió con la madre del imputado Vergara, le pidió disculpas por el actuar de la PDI y manifestó: «mis colegas me traicionaron, me dispararon por la espalda y me dejaron botado. Su hijo no fue el que me disparó. El único sujeto que disparó fue mi colega, Javier Vidal». 

Hans Kay junto a la madre del imputado Oriel Vergara

Hans Kay junto a la madre del imputado Oriel Vergara

Tags:

Deja tu comentario