{"multiple":false,"video":{"key":"czsFNEnz4yt","duration":"00:08:04","type":"video","download":""}}

Miles de millones de pesos de todos los chilenos se perdieron en una reconstrucción absurda. Es un claro ejemplo de las políticas públicas mal hechas, con fachadas falsas que pretenden ser la cara de casas patrimoniales sin construir y por las que nadie se ha hecho cargo. Esto ocurre en Curepto, Región del Maule, comuna que fue afectada por el terremoto del 2010. 11 años después, se ven estos resultados con fachadas de supuestas casas patrimoniales que detrás esconden viviendas calificadas como «deficientes» por sus propios habitantes. $1.600 millones se gastaron en estas viviendas diseñadas por la Dirección de Arquitectura del Ministerio de Obras Públicas. Rosa Oliva, una de las afectadas, asegura que su casa «se llueve todo en invierno. Estuve como dos años poniéndole nylon» para evitar la entrada del agua. Una serie de errores, presiones políticas, proyectos fallidos y una construcción para muchos insólita, fue avalada por el Serviu del Maule y el Minvu de la época. La promesa de ese entonces, del primer gobierno del presidente Piñera, era otorgar posteriormente subsidios de ampliación que mejorarían las fachadas, pero nunca llegaron. «Es una insolencia a la arquitectura, a las personas, a la comunidad, y a Curepto», dice el arquitecto Igor Ronsemann. Pese al reclamo, ni siquiera el propio municipio ha levantado las gestiones para arreglar las viviendas. Pero tras nuestra denuncia de CHV Noticias, el gobierno prometió hacerse parte en las mejoras.

Tags:

Deja tu comentario