Por Christian Acuña
{"multiple":false,"video":{"key":"oVn9fXqzDu","duration":"00:08:14","type":"video","download":""}}

Las redes no quedaron indiferentes a la revelación de una presunta violación y abuso sexual que se le imputa a un conocido representante de futbolistas nacionales.

“Viví 25 años con un montón de sombras, dudas, miedos. Hoy día no le duele que su familia sepa lo que hizo, no le duele haberle hecho eso a su familia. Es un monstruo“, cuenta Ignacia Santa María.

Ella es protagonista de esta acusación. Accedió a conversar sobre esta denuncia contra quien dice la vio crecer desde que tenía seis meses de edad. Fue en ese tiempo cuando su padrastro llegó a la vida de su entonces madre soltera.

“Mi papá biológico nunca ha estado presente. De hecho yo crecí creyendo que Sergio era mi padre biológico, muchos años”, agregó.

Se trata de Sergio Morales Durán, un reconocido empresario y representante de importantes jugadores del fútbol chileno. Quien era su padrastro, afirma esta joven, se habría transformado en su agresor sexual.

“Entendí que su única arma fue mi silencio. Creo que la única arma real que tienen los abusadores es el silencio. Yo me di cuenta con 25 años de lo que me habían hecho vivir“, señaló Ignacia.

Lee también: Profesor de atletismo fue condenado a 10 años de cárcel por violación reiterada a una alumna

En su adolescencia, a los 15 años, acompañando a su padrastro en un viaje a Brasil, asegura haber sido violada después de regresar de una fiesta.

“En esa habitación de hotel es donde sufro el primer episodio de violación, cuando yo estaba bajo los efectos del alcohol. Mi cuerpo y mi mente sin estar en el presente, y me dolió tanto que bajé, se me quitó hasta la borrachera“, añadió la joven.

Dice que el miedo le impidió denunciar antes. Sólo el año 2017 presentó una denuncia y posteriormente una querella. Sin embargo, ambas fueron desechadas por el Ministerio Público, un juez de garantía y más tarde la Corte de Apelaciones. Las tres instancias argumentaron que los presuntos abusos sexuales denunciados ya estaban prescritos y que los delitos denunciados habrían ocurrido fuera de Chile.

Es precisamente el sobreseimiento definitivo dictado por los tribunales el principal argumento que expresan Sergio y Pablo Morales a través de un comunicado que nos entregó su abogado. Aseguran que la denuncia del año 2017 habría partido por una solicitud de dinero de la denunciante, la que fue denegada.

Lee también: Funas por violencia de género: ¿Cuál es el impacto psicológico que tiene para las denunciantes?

“Él sabe lo que hizo. Sabe que lo que hizo fue un delito y sabe que lo que hizo fueron violaciones y abusos, porque además no soy a la única persona que se lo hizo“, aseguró Ignacia.

Pero Ignacia presentó una nueva querella el año pasado. Esta vez no lo hizo sola. Su hermanastra Nicole interpuso otras dos querellas, pues también asegura haber sufrido abusos sexuales de su padre biológico Sergio Morales, y de su hermano Pablo, hoy gerente general del club Coquimbo Unido.

Mi hermana fue abusada por su padre y violada por su hermano. Fue todo un proceso para ella, creció pensando que su hermana tenía una relación con su papá, eso le dijeron”, agregó la denunciante.

Ambos empresarios del fútbol ya habían declarado ante la fiscalía por la primera denuncia. Niegan haber cometido abuso o violación. En el caso de Sergio Morales, relata haber mantenido una relación amorosa con su hijastra Ignacia, la que habría durado unos tres meses, cuando ella habría tenido 19 años. Pablo, su hermanastro, declaró haber pololeado con Ignacia, pero no haber mantenido relaciones sexuales.

En un comunicado, los empresarios deportivos anunciaron que presentarán acciones legales por injurias y calumnias.

Es que la revelación de los supuestos abusos no pasó inadvertida en el mundo del fútbol, ya que Sergio Morales es agente FIFA, representante de más de 90 futbolistas y junto a su hijo son accionistas de Coquimbo Unido donde sus propios jugadores están al tanto de la polémica.

Lee también: Las nuevas reglas en escenas con desnudos y sexo para evitar abusos en Hollywood

En la actualidad, es la Fiscalía Centro Norte la que investiga las nuevas querellas interpuestas por Ignacia y su hermana Nicole el 2019. Ignacia dice que no ve a su padrastro desde que salió del colegio para estudiar teatro en España.

Hoy Ignacia está dedicada a su compañía de teatro Nómade, con la que presenta una obra donde justamente el tema central es el abuso sexual infantil. Dice que quiere ayudar a educar sobre esta temática.

Ignacia y su hermana saben que el camino judicial es pedregoso y largo. Pero están decididas a seguir adelante y demostrar en los tribunales que fueron víctimas de abusos y violación.

Pablo Morales respondió a las acusaciones

Si bien sólo se han referido al caso a través de un comunicado, Pablo Morales aseguró que “esto partió hace años con una extorsión a mi padre (Sergio) para funarlo si no le daban una cierta suma de dinero. Ella decía que se sentía hija de segunda categoría porque a sus otros hermanos les daba más“, consigna El Observa Todo.

“Como familia no quiero decir que estamos afectados pues eso es como dar en el gusto a esta persona. Prefiero decir que estamos más unidos que nunca y que mis cinco hermanos me aman. Respecto a mi padre nada que decir, es un hombre lleno de valores que respeto y admiro incondicionalmente“, agregó.

Lee también: “Está vulnerando el código de ética”: Asociación Chilena de Publicidad criticó afiches que hipersexualizan a niñas

Tags:

Deja tu comentario