CHVNoticias

A poco más de un mes de la muerte de Catalina Torres, la joven trabajadora de 21 años atacada por un tigre blanco al interior del Parque Safari de Rancagua, la principal interrogante sigue siendo si es que hubo negligencia por parte del recinto.

Por su parte, la pareja de Catalina, Javier Caro, quien también trabajaba en el parque, conversó con CHVNoticias para poder narrar su testimonio y contar su versión de los hechos, emplazando al Zoológico con varias supuestas irregularidades.

“Yo pesqué la camioneta y se la tiré encima al tigre, eso fue lo primero que atinamos a hacer. Yo llamé por la radio, nadie respondió, por lo menos hubo una media hora que nadie hizo nada y la Cata seguía viva“, comenzó relatando uno de los choferes del parque.

En esa misma línea prosiguió contando que a la hora del suceso, avisaron por radio que eran los chicos de mantenimiento de los felinos. “Respondió una voz femenina. Nos dijo que pasáramos. Nosotros ingresamos confiados en hacer lo que teníamos que hacer. No había ningún candado en ninguna de las dos puertas“, aseguró Javier.

Lee también: Por segundo año consecutivo: Festival de Viña 2022 fue suspendido debido a crisis sanitaria

Con respecto a lo sucedido después de la tragedia, el joven contó que le llevaron un contrato con un finiquito, sin embargo, él se encuentra con licencia asistiendo a psiquiatras y psicólogos. “Para mi es una burla”, sostuvo.

Finalmente reveló que en su trabajo, según su contrato debía ganar 360 mil pesos. “Yo saque 562 mil pesos, eso significa que ellos vulneraran el control biométrico“, sistema sofisticado de última tecnología que permiten verificar identidades o identificar a personas para el control de la asistencia.

Con relación a lo último, Jaime Gatica, abogado de la familia confirmó que se les hacía trabajar de lunes a domingo, pero que “se les alternaban los registros de firmas para que no hubiera constancia que se estaba excediendo el límite de las jornadas“.

La Fiscalía de Rancagua lleva adelante la investigación que ha sido calificada como “compleja”. En ella, se busca poder determinar si existieron o no responsabilidades. Ahora se está a la espera de diversos informes que vendrían a dilucidar todas las interrogantes. Actualmente el Parque Safari de Rancagua se encuentra cerrado en medio de las diligencias.

Lee también: “Un orgullo”: La reacciones del mundo político y académico por el reconocimiento de Time a Loncon

En ese contexto, se espera analizar en las próximas semanas los informes que debe entregar el Seremi de Salud, el SAG y la Dirección del Trabajo de Rancagua en torno a si se cumplieron o no las normativas. La Fiscalía ha ordenado más testimonios de trabajadores que ya fueron ubicados por la Policía de Investigaciones, quienes estarán cargo de procesar los informes.

El Ministerio Público deberá determinar las responsabilidades y según las informaciones preliminares no se descartan formalizaciones en los próximos meses. En ese sentido, la familia de la víctima interpuso una querella contra quienes sean los responsables.

Finalmente consignar que dentro de septiembre se espera que estén listos los informes de la Dirección del Trabajo, quienes habían fiscalizado al recinto justo antes del accidente producto de un accidente en el mismo lugar en mayo pasado, aplicando las sanciones correspondientes.

Los dueños del Parque no quisieron conversar con CHVNoticias señalando que “todo está siendo investigado“.

Tags:

Deja tu comentario