{"multiple":false,"video":{"key":"cr7ayvr9Y470chvn31919","duration":"00:00:00","type":"video","download":""}}

La confirmación de que hubo una explosión en el mar horas después de la última comunicación del submarino argentino ARA San Juan desató la desesperanza sobre el destino de sus 44 tripulantes.

Se ratifica y se confirma”, explicó el portavoz de la Armada argentina, Enrique Balbi, sobre la explosión y añadió que no se descarta “nada” porque todavía falta por saber “dónde está el submarino”, para lo que está desplegado un intenso operativo de búsqueda con apoyo de diversos países.

Raúl Sohr, analista internacional, analizó las repercusiones y el trabajo de la Armada transandina.

Recordemos que la Armada había informado que el “incidente hidroacústico” captado en la mañana del miércoles 15 de noviembre, unas tres horas después del último reporte de posición desde el submarino, fue “anómalo, singular, corto y violento, no nuclear, consistente en una explosión”.

Ese evento hidroacústico, registrado a 27 kilómetros de la última posición conocida del submarino -con un círculo probable de error de 125 kilómetros-, había sido reportado este miércoles por Estados Unidos.

“No sé si van a volver sus cuerpos y eso es lo que más me duele porque no le voy a poder llevar una flor“, dijo Jessica Gopar, esposa del cabo principal Fernando Gabriel Santilli.

Tags:

Deja tu comentario