{"multiple":false,"video":{"key":"crEI7PZn9NIYchvn32963","duration":"00:00:00","type":"video","download":""}}

El 1 de junio de 2011, la vida de un joven universitario cambió rotundamente, tras la fallida de explosión de una bomba que él mismo encendió en una sucursal bancaria.

Se trata de Luciano Pitronello, que en ese entonces cursaba sus estudios superiores y profesaba la ideología anarquista.

Tras el intento de atentado, este joven terminó con lesiones graves, como quemaduras y la mutilación de sus extremidades superiores. Además, fue declarado culpable de la colocación de un artefacto explosivo, delito por el que fue sentenciado a seis años de libertad vigilada.

Actualmente, cuando ya está a punto de terminar su condena, Pitronello vive una realidad muy diferente. Según los últimos informes de Gendarmería, realiza trabajos esporádicos para sustentar sus gastos y, poco a poco, intenta retomar su vida.

 

Tags:

Deja tu comentario