{"multiple":false,"video":{"key":"crZKbcALNFP0chvn35809","duration":"00:00:00","type":"video","download":""}}

El tratamiento de adicción a las drogas es una de las patologías de salud mental que tienen menos cobertura en el sistema público.

Actualmente, el Auge de Salud Mental tiene cobertura para enfermedades como esquizofrenia, depresión y trastorno bipolar en personas de 15 años y más, y consumo de alcohol y drogas en personas menores de 20 años.

Ante esta falta de ayuda, Mario González, padre de un joven de 23 años adicto a la pasta base, estuvo 38 días en huelga de hambre para visibilizar el caso de su hijo.

Señala que su intención es que las adicciones a drogas sean incluidas en la Ley de Salud Mental, y cuenta que, pese a haber pagado millones para la rehabilitación de su hijo, no ha conseguido nada. “La droga es más fuerte”, se justifica.

González es lapidario: dicen que sin apoyo económico es difícil lograr una rehabilitación óptima y efectiva. Y las cifras lo respaldan.

Actualmente, los programas gratuitos supervisados por el Senda se han triplicado en 10 años, y atendieron a más de 29 mil personas en 2017. Sin embargo, fueron más de 98 mil quienes manifestaron la intención de tratarse.

Tags:

Deja tu comentario