{"multiple":false,"video":{"key":"b4CfzmeBKy","duration":"00:08:32","type":"video","download":""}}

Como algo muy positivo fue tomada la promulgación de la Ley de Control de Armas, aprobada el miércoles pasado en el Congreso tras más de 14 años de tramitación y que contempla varias modificaciones en la inscripción y fiscalización de estos elementos.

La implementación de la reforma fue calificada como una “buena noticia” por parte del ex fiscal Carlos Gajardo, quien afirmó en entrevista con Contigo CHV Noticias AM que “uno esperaría que, más que ayudar a reducir la delincuencia es general, que es posible, ayude a hacer mejores las investigaciones que se realicen por parte de la policía y de Carabineros”.

El otrora persecutor explicó que la medida hará más difícil el inscribir las armas a los ciudadanos, ya que obliga a realizar un curso y pone mayores requisitos para obtener el certificado legal, entre otras modificaciones.

Lee también: Ley de Indulto General: Asamblea de familiares por los presos políticos se reunió con Boric

“Yo lo concentraría en dos cambios claves. Uno es que se crea por primera vez un Banco Nacional de Registro de Proyectiles, de tal manea que va a ser mucho más fácil identificar (el arma) cuando se encuentre un proyectil en un crimen”, señaló.

El otro aspecto importante para Gajardo tiene que ver con la fiscalización sobre dónde están las armas, añadiendo que “cuando se empieza a controlar esto se muestra que no están en los domicilios que se indican y que, por lo tanto, están en manos de personas no autorizadas, lo que es constitutivo de un delito”.

El abogado recordó que “el año pasado Contraloría sacó un informe contundente respecto de la mala fiscalización sobre las armas. Se demostró que había menores de edad, fallecidos, personas con hasta 200 armas inscritas y, lo más grave, casi 12 mil personas que, teniendo condenas o antecedentes policiales, tenían armas a su nombre”.

Lee también: Paro de camioneros: Fiscal nacional pidió analizar antecedentes tras dichos de Juan Araya

Precisamente, estos problemas podrán ser “atacados con mayor facilidad” con la nueva ley, aunque Gajardo precisó en que lo primordial es realizar la correspondiente fiscalización de la normativa, que ahora incorpora a la PDI al rol.

 “Una cosa es cómo quedan escritas las leyes y luego cómo se implementan y se echan a andar. Lo más relevante es revisar si las armas están donde se indican. Esto se podía hacer desde antes, pero ahora se establecen facultades como entrar a los domicilios sin necesidad de autorización judicial en aquellos lugares donde existan más de dos armas inscritas”, sostuvo.

Tags:

Deja tu comentario